abr
07
2008

Fanfic: “La Tormenta”

 1933

El verano se había ido definitivamente, siendo reemplazado por el otoño de forma casi imperceptible. Los terrenos de Hogwarts estaban ahora cubiertos de hojas secas que producían un agradable crujido al caminar sobre ellas. Lo único que lamentaba el profesor Albus Dumbledore era tener que pasarse casi todo el día encerrado en el colegio en vez de poder salir a disfrutar de las temperaturas frescas, pero no frías, que solían predominar. A veces deseaba enseñar una materia que se diese al aire libre, como Cuidado de Criaturas Mágicas o Herbología o incluso Vuelo. Pero en el fondo le gustaba dar Transfiguraciones, pues ponía más a prueba sus dotes pedagógicas que las demás materias. Enseñar a los jovenes magos y brujas a transformar objetos o seres vivos era un desafío, pero uno al que se entregaba gustoso.

Dumbledore, de cincuenta y dos años, había sido contratado en los tiempos de Phineas Nigellus Black, y cuando el anciano y muy poco querido director murió en 1925 muchos miembros del Consejo Escolar habían querido nombrarlo a él como su reemplazante, pero finalmente se había optado por Armando Dippet, el profesor de Encantamientos. Dumbledore no operó ni para conseguir el cargo ni para que se lo diesen a otro; se llevaba bien con Dippet y no tenía gran interés en ser director. Si le entregaban el puesto, lo aceptaría.

El profesor tenía un pequeño despacho ubicado al lado del salón donde daba sus clases, y casi siempre se quedaba allí hasta tarde leyendo y escuchando música en un tocadiscos muggle que hacía funcionar con magia. Le encantaba el Concierto en Fa Menor de Bach, en especial su segundo movimiento. Era un hábito suyo oír ese disco justo antes de cerrar el libro de turno y retirarse a su austero y casi monacal dormitorio.

Era justamente ese Concierto de Bach y ese segundo movimiento el que el profesor Dumbledore estaba escuchando en una lluviosa noche de otoño en 1933 cuando alguien golpeó suavemente la puerta. Intrigado -ya eran casi las dos de la mañana-, Dumbledore se puso de pie y abrió la puerta.

-Buenas noches, Albus -lo saludó el hombre rubio de cincuenta años que esperaba afuera-. ¿Puedo pasar?

El rostro de Dumbledore permaneció impasible. Solo sus ojos se abrieron un poco más al ver a su antiguo amigo Gellert Grindelwald.

-Por supuesto, ministro Grindelwald. Adelante.

El ministro de la Magia alemán entró a la oficina de Dumbledore, observando el lugar con un brillo irónico en la mirada.

-Vaya, Albus, sí que has llegado lejos -comentó, sonriente.

-No es una oficina tan lujosa como debe ser la suya, ministro, pero es bastante cómoda.

-Y veo que tus gustos no han cambiado, viejo amigo: golosinas muggles y Bach -dijo, señalando el platito lleno de caramelos que descansaba sobre el escritorio, entre los libros.

-¿Quiere uno? -preguntó Dumbledore mientras se sentaba en su sillón y le indicaba a Grindelwald que se sentara en una de las sillas.

-No, gracias, Albus, sabes que nunca he sido muy aficionado a los dulces.

Los dos hombres se quedaron durante un rato en silencio, escuchando el sonido de la lluvia al caer.

-Lo felicito por la elección como canciller de su aliado, el señor Hitler -dijo Dumbledore finalmente.

-Gracias, Albus. Tuve que intervenir un poco para vencer la resistencia que el presidente Von Hindenburg sentía hacia Adolf. El ex canciller y actual vicecanciller Von Papen me ha sido muy útil en ese sentido.

-Yo soy uno de los pocos magos británicos que se… interesa en los cambios políticos que se están produciendo en Alemania. Aunque debo decir que no considero que todos ellos sean buenos.

-¿Ah, no? Herr Hitler es un gran líder, Albus. Extraordinariamente carismático. Créeme, llegará lejos.

-Tan lejos como usted le permita, ministro.

-¿Por qué no me llamas “Gellert”, Albus? Todo el mundo me dice “ministro” allí en Alemania; ya me tiene cansado.

-Es un poco difícil tutear a alguien a quien no veo en más de tres décadas, pero lo haré. Dime, ¿el director Dippet sabe que estás aquí?

-No, no lo sabe. Vine aquí de incógnito.

-¿E hiciste eso para verme a mí? Me siento halagado.

-Vengo para ofrecerte un puesto en mi gobierno, Albus. El que desees. Si quieres ser jefe de nuestro Departamento de Seguridad Mágica, o del Departamento de Misterios alemán… Incluso puedo hacer que te nombren director de Durmstrang. Allí me serías muy útil, viejo amigo.

-Qué curioso, Gellert, tienes el poder para nombrar al director del colegio del que te expulsaron.

-Eso fue hace mucho tiempo, Albus. Ahora soy el ministro de la Magia de Alemania… una Alemania que no tardará en crecer geográficamente, créeme.

-¿Así que los rumores acerca de los planes del canciller Hitler de conquistar Checoslovaquia son ciertos?

-Checolsovaquia, Austria, Polonia… El ejército muggle alemán está convirtiéndose en una maquinaria invencible, Albus. Y en Durmstrang yo trato de crear un ejército mágico que sea igualmente invencible. Tuve que deshacerme de su anterior director, Krum, y reemplazarlo por Sergei Dolohov, pero él no es ni la mitad de bueno de lo que tú serías, Albus.

-¿Y qué hay acerca de los otros planes del señor Hitler, Gellert?

-¿A qué te refieres?

-A las cosas que escribió en Mein Kampf… Él habla del comunismo y del judaísmo como dos males a los que es preciso “erradicar” de la faz de la Tierra. Pero las personas que practican la religión judía son millones, y el principal país comunista, la Unión Soviética, es una potencia tan poderosa como la que Alemania va en camino a convertirse. Si tu amigo Adolf intenta exterminar a los judíos y declara la guerra a los comunistas, eso resultará en las muertes de miles de millones de personas.

-¿Crees que no lo sé? Hitler está loco. Puede tener muchas virtudes como político, pero es en privado un hombre peligroso e inestable; nadie lo sabe mejor que yo.

-¿Y por qué lo apoyas?

-Para dar un ejemplo, Albus. El canciller -o el Führer, como le gusta últimamente que lo llamen- acabará ganando… pero no sin antes dejar el mundo muggle al borde del abismo. Y luego yo intervendré para salvar a los que hayan sobrevivido. Mataré a Hitler y exhibiré su cabeza como un trofeo y me proclamaré el vengador de sus millones de víctimas. ¡Y a continuación les revelaré a los muggles la existencia de la magia! ¡Les haré entender que nos necesitan, que nosotros los magos somos su única garantía de paz y seguridad! ¡Que la naturaleza ha decidido que ellos son seres inferiores y nosotros superiores, y que nuestro deber es gobernarlos y protegerlos…!

-¿Protegerlos de qué, Gellert?

-¡De ellos mismos! ¿Crees que somos nosotros los magos y brujas los que desencadenamos sus absurdas guerras? ¡No, son ellos! ¡Los muggles tienen una sed de sangre que hace que nuestras guerras parezcan en comparación peleas callejeras! ¡Necesitan que los domen, que los controlen, que los eduquen!

-¡Pero tú te propones dar inicio a otra guerra muchísimo más violenta y sanguinaria que todas las que los muggles han mantenido en los últimos siglos juntas! ¡Tú te propones incendiar al mundo y gobernar sus ruinas!

-¿Cuál es la diferencia entre mi guerra y sus guerras, Albus? ¡Al menos la mía tiene como objetivo a largo plazo beneficiar a la humanidad! ¡Las demás guerras se produjeron por los motivos más mezquinos y absurdos que puedas imaginar! ¡Piensa en la Gran Guerra! ¡Millones muertos solo porque un fanático asesinó al hijo y la nuera del emperador de Austria en 1914!

Grindelwald ya se había puesto de pie y daba vueltas por la habitación mientras hablaba, gesticulando apasionadamente. Dumbledore, en cambio, permanecía en su sillón.

-¿Crees que beneficiarás a la humanidad dejando que Hitler organice una masacre de proporciones globales?

-Mira, Albus, lo lamento muchísimo por todos los muggles que Hitler exterminará, créeme. Sentiré el mayor de los placeres cuando pueda deshacerme de él para siempre. Pero es necesario. El viejo mundo necesita ahogarse en sangre para que un nuevo mundo pueda surgir, purificado de sus antiguos pecados.

-Estás loco, Gellert. Siempre lo estuviste, ahora me doy cuenta. ¡Y pensar que…!

-¿Y pensar que qué, Albus? ¡Vamos, dilo!

-¡Y pensar que llegué a estar enamorado de ti! ¡Ojalá jamás te hubiera conocido!

-Pero lo hiciste. Y disfrutaste cada momento que pasamos juntos. Yo lo sé y tú lo sabes.

-¡Hasta que mataste a mi hermana! ¡Fue entonces que me di cuenta de la clase de persona que eras! ¡Pero ni siquiera entonces dejé de considerarte un hombre cuerdo!

-¿Crees que yo fui quien mató a tu hermana, Albus? ¿Estás tan seguro de eso?

Albus no se atrevió a hablar, ni tampoco a mirar a Grindelwald a los ojos. Por primera vez desde que comenzó su charla con su amigo de juventud, tenía miedo. Grindelwald abrió la boca, listo para decirle a Dumbledore la verdad. Sin embargo, cuando Dumbledore alzó la mirada y sus ojos azules se encontraron, el ministro alemán vaciló. El sonido de un trueno lo hizo hablar nuevamente.

-Te lo preguntaré por última vez, Albus. ¿Te unirás a mi régimen, o te quedarás estancado aquí, enseñando a mocosos a transformar fósforos en alfileres?

-Me quedaré aquí -dijo Dumbledore con firmeza y sin apartar la mirada.

-Lamento mucho oírte decir eso, viejo amigo. Has elegido el bando perdedor.

-Quizá. Pero he elegido el bando más justo.

Sin decir palabra, Grindelwald se volvió hacia la puerta, la abrió y salió de la oficina de Dumbledore, internandose en la oscuridad del pasillo. Lo último que vio Dumbledore de su antiguo amigo fue su cabello dorado, que parecía resplandecer en las tinieblas, hasta que el ministro alemán se alejó lo suficiente como para que también eso desapareciera. Pasarían doce años hasta que Dumbledore volviera a encontrarse con él.

FIN

Como ya sabrán, cada semana publicamos un fanfic diferente. Si quieres que tu fanfic aparezca en BlogHogwarts, contáctanos :)

Escrito por en: Albus Dumbledore,Fan Fiction,Gellert Grindelwald,Noticias HP hace 6 años http://bloghogwarts.com/?p=3580

Recomienda BlogHogwarts en Facebook

40 Comentarios »

Feed RSS 2.0 para los comentarios de este post. TrackBack URL


Dejar un comentario

  • Encuesta

    ¿Con quién debió terminar casada Hermione Granger?

    Ver Resultados

    Loading ... Loading ...

BlogHogwarts © 2007-2014 - Harry Potter usa WordPress + Diseño por TheBuckmaker y modificaciones por Saiseihogo. Fondo por shaeffer007.
Políticas de Privacidad | Licencia de Uso | BlogHogwarts no está asociado con J.K. Rowling o Warner Bros.