Serie de Harry Potter 125/199: ‘T.I.M.O.S.”

Y llegamos al capitulo número 125 de nuestra publicación diaria y cronológica en la cual durante 198 días estaremos compartiendo nuestras sorpresas, anécdotas y opiniones acerca de cada uno de los capítulos de la saga de Harry Potter para luego finalizar con el Epilogo. El día de hoy es el turno para el capitulo número 125 de la Serie de Harry Potter.

Harry Potter y la Orden del Fénix

Capítulo 31: T.I.M.O.S.

El capítulo comienza explicándonos que Ron, consumido por la euforia que le provocaba el haber contribuido a que Gryffindor se adjudicara la Copa de Quidditch, se pasaba tanto tiempo hablando del partido, que Harry y Hermione no encontraban un momento propicio para hablarle de Grawp, y sumergirlo en la cruda realidad.

Al trío se le le ocurrió que, al ser un bonito día, podrían sentarse bajo la sombra de un gran árbol en los terrenos del colegio. Alejados del murmullo constante del castillo, quizá hasta se pudiera lograr que Ron bajase de las nubes durante unos momentos, para escuchar las no-tan-agradables noticias.

Por fin lograron hacerlo. Ron los escuchó en silencio, sin creer las palabras que entraban por sus oídos. Después de hacer un par de preguntas, para cerciorarse de haber escuchado que Hagrid había traído consigo un gigante y lo había escondido en el bosque, sentenció: “se le ha ido la cabeza”. ¿Cómo podrían enseñarle a un gigante a hablar inglés? Ninguno de los tres lo sabía. Pero el pelirrojo no se entregaría a la realidad fácilmente; intentó convencer a sus amigos de que deberían romper la promesa que le habían hecho a Hagrid sobre cuidar a su hermano, utilizando como argumentos los antecedentes (Aragog y Norberta). Pero Harry y Hermione no podían romper la promesa ahora, después de haber visto el estado del demacrado Hagrid. La única esperanza: que Hagrid no se fuese hasta el final del trimestre, así no tendrían que cuidar de su hermano.

Pronto sus mentes volvieron a verse ocupadas por las clases escolares, y los inminentes T.I.M.O.S. Durante las clases, los profesores se ocupaban de repasar los temas que ellos consideraban más importantes, para que los alumnos tuvieran los conocimientos bien frescos a la hora de ser examinados.

Los T.I.M.O.S. se dieron en el siguiente orden: Encantamientos, Transfiguración, Herbología, Defensa Contra las Artes Oscuras -donde Harry no tuvo problema con ninguna de las preguntas y realizó perfectamente todos los contra hechizos, y hasta se dio el gusto de mostrarle al profesor Tofty, uno de los examinadores, que era capaz de conjurar un patronus corporeo-, Pociones, Cuidado de Criaturas Mágicas, Astronomía -cuyo examen práctico transcurrió, obviamente, durante la noche-, Adivinación e Historia de la Magia. Pero lo importante es que, el miércoles a la noche, mientras realizaban el examen práctico de Astronomía, Harry vio que la puerta principal del castillo se abría, y que cinco o seis figuras caminaban apresuradamente hacia la cabaña de Hagrid. Oyó el ladrido de Fang. La puerta de la cabaña se abrió y las siluetas, entre las cuales Harry creía haber reconocido a Umbridge, ingresaron a ella. Harry quería quedarse mirando, pero el profesor Tofty estaba clavándole la vista en la nuca. Sin embargo, Harry olvidó la presencia de las autoridades en el momento en que oyó un bramido proveniente de la cabaña. Y muchos alumnos hicieron lo mismo. La puerta de la cabaña se abrió, y reconocieron a Hagrid, rodeado por las seis figuras, que le suministraban encantamientos aturdidores a diestra y siniestra. Pronto, la figura de la profesora McGongall también podía ser divisada allá abajo, en los terrenos, mientras gritaba que se detuvieran, que Hagrid no había hecho nada. Incluso el mismo Tofty parecía haberse olvidado del examen, pues ahora reprobaba el comportamiento de las seis figuras. Hagrid, aprovechando un momento de confusión, huyó corriendo. Dumbledore se había ido, Hagrid ya no estaba… pocas personas de confianza le quedaban al trío en Hogwarts. Como condimento extra, la profesora McGonagall también había sido herida. Un panorama peor para lo que estaba por venir, imposible.

El capítulo termina narrándonos que, mientras Harry estaba haciendo su examen de Historia de la Magia, tuvo el tan recordado y odiado “sueño” (o más bien visión) en donde podía ver a su padrino, Sirius Black, siendo torturado por Lord Voldemort.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply