Serie de Harry Potter 160/199: ‘La huida del príncipe’

capitulo 28Y llegamos al capitulo número 160 de nuestra publicación diaria y cronológica en la cual durante 198 días estaremos compartiendo nuestras sorpresas, anécdotas y opiniones acerca de cada uno de los capítulos de la saga de Harry Potter para luego finalizar con el Epilogo. El día de hoy es el turno para el capitulo número 160 de la Serie de Harry Potter. Uno de los capítulos más tristes de toda la Saga.

Harry Potter y el Príncipe Mestizo

Capítulo 28: La huida del príncipe

Harry sintió como si él también hubiera saltado por los aires. ¡¡Aquello no era real, no podía haber pasado!!

Snape tomó a Draco por la nuca y lo sacó de ahí. Los demás mortifagos y Greyback los siguieron. Harry se dio cuenta de que ya no estaba paralizado, lo que ahora lo detenía era el horror y la conmoción. Tiró la capa y se levantó en el momento en que el último mortifago entraba por la puerta y lo paralizó, y antes de que este cayera al suelo, Harry ya le había pasado por encima. Tenia que ir con Dumbledore y alcanzar a Snape, si los juntaba enmendaría lo sucedido.

Harry bajó lo más rápido y paso entre muchas personas que estaban peleando, escuchó a Snape decirles que ya se debían ir y desapareció en la esquina al final del pasillo. Harry comenzó a perseguirlo, pero algo lo atacó en el camino. Greyback estaba encima de el y Harry podía oler el hedor a sangre y sudor que este despedía. Harry lo paralizó y Greyback le cayó encima, Harry se lo quitó con gran esfuerzo y siguió su camino. Paso por dos cadáveres en el suelo, pero no supo quienes eran, ya que acababa de ver a Ginny que era atacada por Amycus. Harry lo atacó para que dejara a Ginny. Pero Harry no tenía tiempo de conversar ya que tenía que alcanzar a Snape. En el camino se encontró con Neville que estaba en el suelo, este le dijo que Snape y Draco acababan de pasar, Harry continuó.

Snape debía de llevarle mucha ventaja, podría incluso ya haber llegado al armario evanescente y haberse ido. Harry vio unas huellas de sangre en el suelo que se dirigían a la entrada principal, quizá la sala de los menesteres estaba interceptada. Una maldición pasó rozándolo pero alcanzo a esconderse detrás de una armadura, entonces vio a los dos mortifagos hermanos pasar. Harry escuchó mas gritos en el castillo, los demás habitantes debían haber despertado. Snape y Malfoy ya debían estar en los jardines.

En el camino se encontró con Ernie Macmillan, pero Harry no le hizo cazo, tenía que alcanzar a Snape. Cruzó el vestíbulo y salió a los oscuros jardines, distinguió a un corpulento mortifago rubio y más adelante iban Snape y Malfoy. Harry corrió sin importarle el frío aire nocturno que entraba en sus pulmones.

Hagrid había salido de su cabaña para detener a los mortifagos y Harry sólo pensaba que no le hicieran daño. Harry hechizó a uno de los mortifagos y siguió tras Snape. El mortifago rubio atacaba a Hagrid, pero la gruesa piel de este lo protegía. Snape y Malfoy seguían alejándose, así que Harry paso corriendo la cabaña de Hagrid antes de que se desaparecieran, apunto a la espalda de Snape y intento desmayarlo, pero el hechizo falló. Snape le dijo a Draco que siguiera corriendo, y él se volteó.

Harry intentó hacerle una medición imperdonable, pero Snape la bloqueó. Atrás Harry escuchó como la cabaña de Hagrid explotaba. Harry trato de usar Crucio nuevamente, pero Snape nuevamente lo bloqueó. Le dijo a Harry que no tenía ni el valor ni la habilidad. Harry siguió tratando de atacarlo, pero Snape lo bloqueaba una y otra vez. Hubo un momento cuando Harry sintió que lo torturaba, pero él que lo torturaba era alguien más, ya que Snape le dijo que parara. Harry volvió a ponerse de pie e intento usar Sectumsempra contra Snape. Snape nuevamente lo bloqueo y Harry trato de usar levicorpus, pero nuevamente y por última vez Snape lo bloqueó.

Snape no le iba a permitir usar sus hechizos, los hechizos que él había inventado. El era el Príncipe Mestizo. Harry le dijo que lo matara, como había matado a Dumbledore, además lo llamo cobarde. Snape grito que no lo llamara cobarde y lo atacó con un hechizo que Harry sintió como un latigazo. Enseguida Buckbeak atacó a Snape y este salió corriendo.

Harry se levantó, aunque quería seguir su persecución se dio cuenta de que era inútil, Snape se había desaparecido, así que regreso con Hagrid le ayudo a apagar su cabaña. Harry trataba de explicarle a Hagrid lo que Snape había echo, pero este lo interrumpía en cada momento, y cuando Harry finalmente concluyo que Snape había matado a Dumbledore, Hagrid no le creyó.

Harry y Hagrid se dirigieron al castillo, Hagrid no tardaría en darse cuenta de que Harry no mentía. Los profesores y alumnos salían del castillo pero Harry solo veía el pie de la torre de astronomía donde yacía un bulto oscuro, la gente empezaba a ir hacia allí.

Hagrid se pregunto que era lo que veían todos, así que se acercó. Se abrieron paso entre la gente hasta donde los profesores y alumnos habían dejado un hueco. Hagrid dejo escapar un gemido de dolor.

Harry se había agachado junto a Dumbledore que tenia los ojos cerrados y por su postura parecía que dormía. Harry le enderezó las gafas y contempló su anciano y sabio rostro e intentó asimilar la verdad: Dumbledore jamás volvería a hablarle, jamás podría ayudarlo.

Oía los murmullos tras el y se dio cuenta de que estaba arrodillado sobre algo duro: El guardapelo. Lo miró y remiró. El guardapelo no era tan grande como el que recordaba, no había rastro de la elaborada marca de Slytherin y dentro solo contenía un pedazo de pergamino, Harry lo leyó:

Para el Señor tenebroso.
Ya sé que moriré mucho antes de que lea esto,
Pero quiero que sepa que fui yo quien
Descubrió su secreto.
He robado el Horrocrux auténtico
Y lo destruiré en cuanto pueda.
Afrontaré la muerte con la esperanza de que,
Cuando encuentre la horma de su zapato,
volverá a ser mortal.
R.A.B.

Lo único que a Harry le importo sobre ese mensaje era que ese no era el Horrocrux original, Dumbledore se había debilitado en vano. Arrugó el pergamino y sus ojos se anegaron en lágrimas mientras Fang comenzaba a aullar.

Comentarios

comentarios

Autor Whitzard

Leave a Reply