Tema de Debate: “Espejito, espejito…”

[singlepic id=1278 w=320 h=240 float=right]Creo que es tiempo de dejar en paz el tema de las almas por un rato y dedicarnos a hablar sobre temas menos complejos.

Así que hoy debatiremos sobre un tema derivado de Harry Potter y la Piedra Filosofal. Sin duda ya sospechan –por el título del post- que trataremos con el llamado Espejo de Oesed. Este objeto mágico lleva ese nombre porque “Oesed” es la palabra “Deseo” pero invertida. En inglés, y en algunas ediciones antiguas en castellano, lleva el nombre de “Erised”, que al revés es “Desire” (esto es “deseo” en inglés). La inversión del nombre se debe, por supuesto, a que las imágenes se reflejan de manera invertida en los espejos; por ello dicha denominación fue un acierto ingenioso de JK Rowling.

¿Y qué hace este Espejo de Oesed?

Nos lo dice Albus Dumbledore:

“[…] Nos muestra ni más ni menos que el más profundo y desesperado deseo de nuestro corazón. Tú [Harry Potter], que nunca conociste a tu familia, verlos rodeándote. Ronald Weasley, quien siempre ha sido sobrepasado por sus hermanos, se ve solo, el mejor de todos ellos. Sin embargo, este espejo no nos dará conocimiento o verdad. Hay hombres que se han consumido ante esto, fascinados por lo que han visto; o se han enloquecido, al no saber si lo que muestra es real o aunque sea posible.”

Ahora sabemos que no se trata de un espejo común y corriente, que refleje la realidad. Puede engañar nuestra vista, aunque siempre el engaño provendría de nuestro mismo corazón. Pues todos tenemos anhelos  profundos incumplidos; desear lo que no tenemos está en nuestra naturaleza humana. Respecto a esto, Dumbledore nos asegura:

El hombre más feliz de la Tierra puede usar el Espejo de Oesed como un espejo normal, es decir, se mirará y se verá exactamente como es.”

Como ya dije, la esencia de nuestra personalidad humana siempre nos llevará a desear más y más… Sin embargo a veces hay un deseo que sobresale de manera notable en algunas personas, aquello por lo que darían lo que sea, arriesgarían su salud física o mental para conseguirlo o simplemente dedicarían el transcurso de su vida en perseguir dicho anhelo.

Todo lo anterior han sido preliminares para llegar a la pregunta de nuestro debate:

¿Qué vería Lord Voldemort frente al Espejo de Oesed?

O dicho de otra manera:

¿Cuál es el más profundo y desesperado deseo de su corazón?

Sin duda que Tom Sorvolo Ryddle perseguía muchos objetivos. La dominación de los muggles, la supremacía de los “sangre pura”, impedir que los “sangre sucia” utilizaran la magia… Pero tenía un deseo que era muy íntimo y sólo le incumbía a él: la Inmortalidad. Anhelaba vivir para siempre… No le importaba la forma en que viviera, no le preocupaba fragmentar su alma, no tenía ningún escrúpulo en asesinar para conseguir su meta. Le temía a la muerte, a dejar de existir.

Y si la inmortalidad era su mayor deseo, entonces al verse frente al Espejo de Oesed tendría que verse a sí mismo viendo pasar los años, décadas, siglos, milenios… Vería cómo a su alrededor transcurrían las eras, las distintas edades futuras de la humanidad. Cómo surgían ciudades y civilizaciones distintas y cómo decaían y se perdían en el olvido, para nacer nuevas sociedades humanas y culturas distintas, cómo se sucedían las estaciones, cómo cambiaba el clima y se alteraba la geografía terrestre. Vería cómo todo a su alrededor mutaba y se transformaba, menos él. Porque su deseo era continuar con vida por siempre.

Aquellos que hayan visto el film La Máquina del Tiempo, de Simon Wells y estelarizada por Guy Pearce, sabrán a lo que me refiero con “ver transcurrir las eras”, pues el protagonista -encapsulado en su máquina del tiempo- observa cómo acaba la humanidad que conocemos con un cataclismo y cómo surgen nuevas civilizaciones después de milenios…

Pero esta es mi opinión, ustedes pueden tener otro punto de vista. Los invito a tratar de introducirse en la mente del Señor Tenebroso, aquel que conocimos en los libros, para tratar de dilucidar cuál era realmente su mayor anhelo y elucubrar qué hubiera visto en tan mágico espejo.

Se vale ser ingenioso…, si ustedes creen que lo que verdaderamente quería era una familia, entonces yo sostengo que Tom se vería en el espejo -calvo y con rojizos ojos-, pero vistiendo un swéter, con una gran “R” en el pecho, tejido a mano por la Sra. Ryddle.

Pueden apoyar la teoría que más les agrade o argumentar una propia. Ustedes deciden.

[NOTA: Mis agradecimientos a Yanu Black por proponer este tema de debate.]

Comentarios

comentarios

Autor Aura Zephyr

Blogger, enamorada de los libros y de las peliculas de aventuras y de fantasía épica.

Ver artículos

Leave a Reply