Tema de Debate: ¿Cuál fue la gran sorpresa que esperaste en la saga ‘Harry Potter’ y que nunca sucedió?

Debates, Dragon, Opinión, teorías

La escritora J. K. Rowling tiene sin lugar a dudas un gran talento para sorprender a sus lectores con hechos, personajes o datos -aparentemente intrascendentes- que a lo largo del transcurso de la trama de sus novelas adquieren una gran relevancia. Todos los lectores de la Saga Pottérica sabemos lo que significó que Harry escuchara el “gracias” de la serpiente que escapó del Zoológico, de dónde sacó Hagrid una motocicleta voladora, o porqué la rata de Ron vivió más de lo que vive una rata común. Podría seguir enumerando múltiples ejemplos de estas “sorpresas” con las que nos deleitó Rowling, pero mi intención no es esa.

Deseo invitarlos a compartir entre todos nosotros aquellas sorpresas que ustedes esperaron que ocurriría durante el transcurso de la saga y que, sin embargo, al terminar de leer el último libro se dieron cuenta de que nunca ocurrió.

Me consta que entre libro y libro se elaboraron miles de teorías, en especial con determinados elementos o datos demasiado fascinantes como para no hacerlo: la Sala Multipropósito (o Sala de los Menesteres, del Requerimiento, Que va y Viene, etc.), el Arco del Velo de la Muerte (o como se llame) y sus misteriosos susurros, la sala que guarda la puerta que Harry no pudo abrir en el Departamento de Misterios (aquella en que se estudia el Amor), esos extraños aparatos del Profesor Dumbledore que echaban humo y que éste consultó cierta noche de pesadilla. Muchos de estos elementos quedaron con nada o poca respuesta, otras fueron aclaradas aunque antes de ello motivaron muchas fantasías: quién era el desconocido ladrón del Horcrux de la cueva, quién era el Príncipe Mestizo, y después de ser mencionado una y otra vez… quién diablos era Mundungus Fletcher.

Un favor voy a pedir…  y es que no se pongan a comentar sobre los temas amorosos. Se que muchos tienen variadas opiniones sobre qué personaje hace o hacía mejor pareja con otro, pero eso es decisión de la autora y sería inútil seguir discutiendo sobre aquello, porque sabemos que eso es cuestión de preferencias de cada uno y ellas no van a cambiar al someterlas a debate.

Ahora bien, para aclararles mi idea, les dejo “mi confesión”.

No sé ni en qué libro ni en qué momento me ilusioné con “mi teoría”. Sólo sé que se enraizó firmemente al conocer el lema de Hogwarts:

Draco Dormiens Nunquam Titillandus [Nunca hagas cosquillas a un dragón dormido.]

Podía tener sólo un sentido metafórico o ser algo “más literal”. Por el sexto libro ya estaba convencida que al final, cuando las fuerzas del Señor Tenebroso atacaran Hogwarts, un antiquísimo dragón emergería para oponerse a sus enemigos. Sería un milenario guardián sumido en un sueño mágico conjurado por los fundadores del colegio para que constituyera no sólo la defensa del castillo sino que incrementara su poder mágico.  [En mi ilusión sería incluso la base del poder mágico de la Sala Multipropósito.] Mi idea no sólo eran simples elucubraciones sin respaldo. Me basaba en una larga tradición de novelas de dragones. Muchas historias hablan de los dragones sumidos en sueños (el dragón blanco y el dragón rojo de la historia del Rey Arturo, por ejemplo) y otras tantas nos describen una de las capacidades mágicas que tendrían los dragones: su capacidad de transmutación.  O como la llama el dragón Pyrite en Las Crónicas de la Dragonlance: el “polimórfico”. En el volumen III (“La Reina de la Oscuridad”) de esta saga escrita por Margaret Weis y Tracy Hickman, el mago Fizban insta a Pyrite a transformarse en presencia de uno de los personajes llamado Tas, el kender.

Mientras Tas lo contemplaba fascinado […], el animal pronunció unas palabras en el extraño lenguaje de la magia. Se produjo un deslumbrante resplandor y el dorado reptil se desvaneció ante sus ojos.

[…] Fizban se inclinó hacia adelante para recoger algo del suelo y alzarlo en su palma abierta.

[…] —Toma —susurró Fizban al kender en plena carrera—. Vamos, extiende la mano.

Tas obedeció, y quedó sin resuello al ver lo que el mago había depositado entre sus dedos. […]

En la palma del sobrecogido kender refulgía la diminuta figura de un dragón dorado, tallada con exquisito detalle. Incluso creyó ver las cicatrices de sus alas, aunque no con tanta claridad como los pequeños rubíes que centelleaban en sus cuencas oculares. De pronto, bajo la atenta mirada de Tas, las gemas desaparecieron bajo los dorados párpados que la estatuilla acababa de entornar.

Pero de ninguna manera tenía en mi mente que mi supuesto “dragón de Hogwarts” estuviera transformado en un pequeño pisapapeles… Más bien pensaba en la película Corazón de Dragón (Dragonheart) de 1996, que me permito recomendar a quienes no la hayan visto ya que no sólo tiene una entretenida historia de aventuras, acompañada de la excelente música de Randy Edelman, sino que además cuenta con la participación de los actores David Thewlis y Jason Isaacs, conocidos de nosotros por interpretar respectivamente a Remus Lupin y Lucius Malfoy en la saga de Harry Potter.

En dicha película, el dragón Draco se tiende a descansar a la orilla de un río junto a grandes rocas y mimetiza su cuerpo de tal manera que se confunde con una gran mole de piedra. Ni siquiera un monje que se sienta sobre la roca a escribir se da cuenta de que en realidad está encima de la cabeza de un dragón.

Esta escena me hizo pensar que no quedaría nada mal si un dragón, sumido en sueño mágico, despertara y emergiera desde las profundidades del lago de Hogwarts, de algún roquerío en los terrenos o bajo el mismo suelo del castillo.

Pero mi teoría fue una simple pompa de jabón. J. K. Rowling quiso que el lema de Hogwarts fuera simplemente metafórico. El dragón al que no se debía molestar era a las personas que constituían el Colegio Hogwarts, no su infraestructura. La fuerza y el poder de la unión de sus profesores, alumnos, fantasmas y diversas criaturas y entes que habitan el castillo y sus terrenos. Ese era el dragón al que había que temer.

Lo acepto. Y también lo entiendo, ya que después de haber utilizado un dragón en el escape de Gringotts, utilizar otro en Hogwarts hubiera sido demasiado. Aún si la idea hubiera tentado a Rowling, de seguro la hubiera desechado por repetitiva. Así que tampoco quedé con rabieta por equivocarme, más aún… una escena en que un animal o criatura mágica maltratada y esclavizada es liberada de sus cadenas es invaluable y quedé satisfecha con ella.

Bueno…, esta fue mi draconiana gran sorpresa esperada durante la saga y que nunca ocurrió. Ahora compartan, junto a mí y a todos los lectores de  BlogHogwarts, cuál fue la suya…

O si no tenían alguna, pueden responderme: ¿No hubiera estado genial lo del dragón en Hogwarts?

Comentarios

comentarios

Autor Aura Zephyr

Blogger, enamorada de los libros y de las peliculas de aventuras y de fantasía épica.

Ver artículos

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.