JK Rowling Habla de sus Libros Favoritos, los eBooks, su Vida, y Más en Nueva Entrevista

Entrevistas, JK Rowling

La edición del mes de Junio de la revista literaria Words with Jam contiene una entrevista exclusiva concedida por la autora JK Rowling, en la que habló acerca de los libros favoritos que leía de niña, de el reto de balancear el estar con su familia y dedicarse a la escritura, de su desordenado espacio de trabajo, y de su opinión acerca del debate de los eBooks:

¿Cuál fue tu libro, o libros, favoritos de la infancia?

El Caballito Blanco, de Elizabeth Goudge. El tono es perfecto, una mezcla perfecta de los cuentos de hadas y lo real. También tiene un protagonista claro, que me complace más allá de las palabras, porque yo era una niña muy normal y no había conocido muchas heroínas literarias que no fueron impresionantemente bonitas. Los párrafos iniciales de El Caballito Blanco se han quedado conmigo toda mi vida. Goudge dice que hay tres clases de personas en este mundo: los que encuentran consuelo en la comida, los que encuentran consuelo en la literatura, y los que encuentran consuelo en el adorno personal.

Sé que leí Mujercitas cuando tenía ocho años, porque nos mudamos de casa poco después, cuando tenía nueve años. Naturalmente, de todo corazón estuve identificada con Jo March, la de la ambición literaria y la quema del mal genio. Mi madre lo tenía todo lo escrito por Georgette Heyer, así que también los devoré cuando era una pre-adolescente, y finalmente encontré una plena heroína (Phoebe, de Silvestre, que también – ¡Hurra! – resultó ser escritora).

Básicamente, yo vivía por los libros, y fui inspirada por los personajes literarios con los que me pude identificar – yo era tu ratón de biblioteca, común-o-de-jardín, con pecas y con gafas del Instituto Nacional de Salud.

Libros Electrónicos – ¿Némesis o Génesis?

Génesis. No hay razón para tratar de frenar el progreso, pero la impresión no morirá jamás, no hay sustituto para el tacto de un libro real. Me encanta físicamente pasar las páginas, y ser capaz de subrayar los pasajes y no preocuparme si se cae en la bañera o me quedo sin energía. También me parece que los libros impresos son objetos de belleza, y no hablo como una coleccionista de cosas preciosas, de primeras ediciones que no se pueden abrir mucho para no dañar el lomo, sino como alguien que ama un libro de bolsillo nuevo y brillante, y el olor de los libros de segunda mano.

Sin embargo, hay ocasiones en que los libros electrónicos son una bendición. Olvidé empacarle a mi hijo menor un libro para antes de acostarse cuando estábamos lejos el año pasado, y realmente aprecié la magia de ser capaz de descargar uno en cuestión de segundos! Este verano será la primera vez que me llevo cincuenta eBooks para leer mientras estamos de vacaciones, en lugar de llenar la maleta con los libros impresos.

¿Qué palabra o frase usas excesivamente, por escrito o en la vida?

No estoy orgullosa de decir que es probablemente una palabrota en la vida cotidiana. Cuando escribí los libros de Harry Potter, me aferré hasta la muerte de las palabras ‘pasaje’, ‘corredor’ y todas las demás relativas al movimiento de mis héroes sin fin alrededor del castillo de Hogwarts.

¿Hay algún libro que haya cambiado tu vida? Si es así, ¿cómo?

Bueno, dejando de lado la respuesta obvia (Harry Potter y la Piedra Filosofal), tendría que escoger a Jessica Mitford y el libro Hons and Rebels. Mi tía abuela pensaba que Jessica Mitford era un personaje sencillamente deplorable, y oí decirle a mi madre todo sobre ella, cuando tenía catorce años. Mostré interés, por lo que la tía Ivy me dio una vieja copia de la autobiografía de Mitford, sin duda, para alejarla de su respetable librero. Fue el libro más peligroso que se puede dar a un adolescente insatisfecho, que aprende a la inversa; Jessica Mitford inmediatamente se convirtió en mi heroína, leí todo lo que había escrito, y terminé nombrando a mi hija mayor como ella.
.
¿Qué te anima o te deprime del mundo de la publicación actual?
.
Me siento un poco fuera de onda en este aspecto, por no haber publicado durante algunos años. Mi agente dice que es un momento difícil para un desconocido ser publicado, pero creo que si tienes algo bueno que mostrar, triunfarás finalmente.
.
Los escritores siempre se quejan de que tienen poco tiempo. En medio de las responsabilidades de familia, el trabajo de caridad y los requisitos de la editorial, ¿puedes encontrar un espacio creativo?
.
Tienes que ser muy disciplinado. En la biografía maravillosa de Colette, Secrets of Flesh, Judith Thurman escribe que ser una madre es escribir a veces las ocupaciones en conflicto. Eso es verdad. Mis hijos van antes que mi trabajo, pero cuando estoy profundamente inmersa en una novela, la escritura viene antes de responder a los correos electrónicos y cartas, hacer llamadas, hacer trabajos mundanos en la casa – casi todo. De esto se infiere que tengo amigos excepcionalmente pacientes y un marido maravilloso y tolerante.

¿Podrías describir tu sala de lectura y si ella tiene esta interesante?

Comparto una sala de estudio con mi esposo, entonces hay dos equipos, uno apoyado en otro, en una mesa para dos, pero tengo la habitación para mí sola durante el día. Mi lado de la mesa es un peligro para la salud. A mi alrededor, hay por ejemplo una cáscara de naranja seca, una caja de plástico en la que se vacía arándanos, la mitad de una bolsa de pretzels salados (hace dos semanas está allí), una caja vacía que contenía gotas para los ojos, un montón de libros de referencia, un teléfono fuera de la vista enterrado en pedazos de papel, algunos periódicos viejos, muchas plumas (la mayoría no funcionan), un par de gafas de sol rotas y un pendiente solitario. El resto de la habitación está bien, aunque no demasiado si depende de mi lado de la mesa. Me encantaría culpar a Neil para algunas cosa, pero realmente soy yo. Soy mucho mejor organizando ideas que pilas de papel. Si hay algo a mi favor, es que puedo escribir en cualquier lugar en mi casa y en muchos otros lugares también. Me encanta escribir en la cama, y ​​tengo una silla favorita en nuestra sala de estar donde y veces pongo mi laptop, para cambiar de escenario. Mi adoración por cafés es también conocida.
.
¿Hay algún libro que siempre re-leas?
.
Montones y montones. Cuando estoy trabajando, me parece muy difícil leer nuevos libros (pero cuando no estoy escribiendo mis propias novelas, devoro los de otros autores). Así que si estoy escribiendo, vuelvo a re-leer. He re-leído todos los de Jane Austen, así que puedo constantemente hasta ver el diseño de la carta en la página, me encanta Colette, Katherine Mansfield, Dorothy L. Sayers, Marsh Ngaio, E. F. Benson y P. G. Wodehouse, todos ellos están al lado de mi cama. He leído un montón de diarios y biografías también, Chips Channon también está en el estante junto a la cama, así como la mencionada Secrets of Flesh y todo lo que es eminentemente relevante a Fance Donaldson.

A. S. Byatt dio que hablar cuando dijo que el Premio Orange era sexista. ¿Crees que debe haber una categoría separada para reconocer a las mujeres?

Bueno, no hay duda que las escritoras están insuficientemente representadas en lo que respecta a la gran victoria de los premios literarios (a diferencia de los premios de literatura infantil, que son más o menos por igual). Es evidente que hay dos posibles conclusiones que se plantean en relación con los hombres que son siempre reconocidos y premiados: o las escritoras no tienen talento como los escritores, o el mundo se hace eco de un gran premio literario de la baja representación de las mujeres en otras áreas de la sociedad. Apoyo al último punto de vista, es decir que el Premio Orange es una obra útil para dar a los mejores escritores del día el tipo de exposición que quizás de otra manera no tendrían.

Confiesa cuál es tu lectura placentera de «culpabilidad».

Aquellas del tipo de «¿Quién mató a quién?», especialmente de la Edad de Oro – Christie, Sayers, Allingham y Marsh. Aunque, siendo honestos, no me siento culpable por ello. La lectura de revistas es mala, así que me siento más avergonzada de mí misma.

Harry Potter y la Piedra Pilosofal fue publicado en 1997. A partir de ahí, ¿cómo has cambiado como escritora?

Espero que haya mejorado. Creo que he mejorado.

El debate que no tiene fin y que surgió recientemente acerca de la literatura: ¿Qué diferente es la ficción en la literatura del género ficción?

Siempre ha habido una superposición. Como por ejemplo con J. G. Ballard, siendo un ejemplo moderno que me viene a la mente, un autor maravilloso que «trasciende» el género de ciencia ficción. Soy bastante indiferente a la distinción entre la ficción «literaria» y el «género» de ficción, y salto libremente entre los dos como lectora. El llamado «género» de ficción nos ha dado personajes inmortales como Sherlock Holmes, Ford Prefect y James Bond, que han influido en nuestra cultura e idioma, entonces, ¿por qué esforzarse en discriminar uno del otro?

Cuéntanos tus talentos secretos, aparte de los pasteles.

Iba a decir que los pasteles, así que me dejas sin saber qué decir. Me gusta resolver Sudokus difíciles – ¿eso cuenta como talento? También tengo los pies prensiles, aunque en verdad imagino que eso es una distorsión. A nadie le gustaría verme escribir con los pies.

La revista online está disponible gratuitamente aquí :)

Gracias LN!

***

Maponto en Twitter: @maponto

Comentarios

comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.