Crítica y Opinión sobre el Soundtrack de ‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, Parte II’

Por  A. E. Soliz – © 2011,  (No se permite ninguna copia o alteración sin previamente mencionar al autor del ensayo, como se lo hace aquí).

Amigos pottéricos, es un gusto saludarles después de tantas semanas de ausencia en BlogHogwarts. Finalmente, la última película de Harry Potter ya se estrenó y ahora Pottermore promete ser sucesor de este fenómeno cinematográfico dándonos mucho más contenido sobre nuestra querida saga.

Pues bien, musicalmente hablando, julio también ha sido un mes de sorpresas. Al ver el filme Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte 2, no solamente me encontré con una batalla épica y la reaparición de varios personajes. En la banda sonora editada para la película, para nuestro regocijo, se usaron nuevamente temas anteriores de la franquicia. Alexandre Desplat, el compositor final de la serie, prometió meses atrás, usar el tema principal de Harry Potter. Y es así que Hedwig’s Theme se utiliza otra vez en el momento que volvemos a los muros del mágico castillo. Pero no sólo eso, sino es la misma variante de John Williams tocada en Harry Potter y la Cámara Secreta, luego que Harry y Ron son castigados por la profesora McGonnagall. Pero el homenaje a Williams no acaba aquí: también se usó uno de los temas más nostálgicos y capaces de robarte una lágrima: Leaving Hogwarts (la especulación fue totalmente verosímil). Esta pieza sin duda y por algún extraño modo, encajó perfectamente en el Epílogo. No podría explicarles por qué, pues se supone que fue compuesta para el año 2001. Solamente pienso que son las raras casualidades de la vida. Y en el momento que concluye la película, pues se nos invita a “abrir las alas” del principio escuchando la suite completa del tema de Hedwig en los créditos. Por cierto, el compositor neoyorquino no es el único al que se le recuerda: el tema Dumbledore’s Farewell de Nicholas Hooper también cumple una función importante en los recuerdos de Severus Snape, partiéndonos literalmente el alma cuando se anuncia la muerte de Harry por parte de Albus Dumbledore. Un épico final que hace homenaje a los compositores que dieron alma, vida y corazón para darnos la otra rara pero bella dimensión musical de este viaje mágico. Gracias.

Bueno, vamos al tema que realmente importa: el trabajo de Alexandre Desplat. Leí algunas críticas, y pues aparte de que son muchas muy buenas (superando técnicamente a las de la Parte 1), también no dejan de mencionar el problema más grande del Score (y prefiero empezar con los contras – antes que los pros – porque tengo mucho que alabar posteriormente): que a éste le falta identificación y memorabilidad. Y es verdad. Les explico por qué: los temas acompañan perfectamente a la película (con excepciones en el comienzo), pero escucharlos fuera de contexto hace que carezcan de motivo. Lo cual no les da una identificación general, un “nombre”, por así decirlo más fácilmente. O sea, no se puede ser capaz de sentir el alma, la raíz principal, la base musical del soundtrack  (aunque Lily’s Theme lo es y lo representa por explicación del mismo Alexandre). Y pues al suceder esto, la memorabilidad también falla. Como leí en una cita:

“En 50 años los conciertos tocarán Harry’s Wondrous World, y el tema de Lily será olvidado”.

Personalmente me parece una opinión muy descabellada, pero con algo de verdad: Desplat compone tan bien para una película, que solamente la música puede adaptarse EN la película.

Y pues a pesar de estas observaciones, no se las puede catalogar necesariamente como “defectos”, ya que en sí el propósito de todo compositor es ése: crear la “otra” dimensión de un filme, y que ambas entidades armonicen lo más perfectamente posible. Va hasta tal punto este criterio que de plano se dice que cuando la música es más imperceptible en la línea narrativa, está bien elaborada y es plausible, porque te hace sentir automáticamente sensaciones que están íntimamente unidas a la historia. Es perfecto, y es lo que hace Monsieur Desplat con Parte 2. (Por eso usualmente sus temas no llegan a ser lo suficientemente memorables para ser recordados como los de Jerry Goldsmith o los de John Williams)

De todos modos, ¡bravo Alexandre Desplat! Escuchando su trabajo por segunda vez, me di cuenta que él será el próximo ídolo de las bandas sonoras en unos años (que me caiga una lechuza en la cabeza si no sucede). Ha llegado a plasmar tan bien su propio estilo “Desplat” sobre obras que son más o menos comparables a las de Williams, Patrick Doyle, Hans Zimmer o Danny Elfman. Se podría decir que es como tomar una sopa con muchas letras (en este caso, notas). Y lo importante es que no nos llegamos a olvidar que Desplat sigue ahí presente, contando una historia mejor elaborada que la de la Parte 1 (me refiero a su trabajo, no al filme).

Tenemos nuevos leitmotifs, y las personas que tienen un oído agudo para las piezas, podrán saber que el músico francés ha reutilizado temas de la primera parte de Las Reliquias de la Muerte: Obliviate, el tema de los “hermanos”: Polyjuice Potion (como él lo llama), el tema de los Horrocruxes: The LocketThe Deathly Hallows (perceptible sólo en la película), Voldemort (presente como Bonus) y el Tema de Hedwig (¡muchas más veces que en la Parte 1!)

Pasemos a un análisis track por track:

  1. Lily’s Theme: Como así Obliviate lo fue para La Reliquias de la Muerte – Parte 1, Lily’s Theme es la raíz primaria de todo el gran árbol musical de la película. La participación de la cantante Mai Fujisawa como solista en este leitmotif  fue algo muy novedoso para el cofre de temas, dando como aporte su voz a un tema que es dramático como Obliviate, pero más pausado y melancólico, lo que en cierto modo desproporciona un comienzo más “desgarrador” al filme, mas nos dice que Lily Evans está involucrada completamente en éste. (4 ESTRELLAS)
  2. The Tunnel: Es el tema donde podemos escuchar un primer vestigio del tema de Gringotts (00:06). Sigo manteniendo mi opinión: la música del comienzo del filme, que se relaciona con las escenas del Banco de Magos, es la que menos le acompaña a la cinta. Les doy un ejemplo, este tema es bastante dramático, y pues solamente para una secuencia en la cual se viaja por un túnel. Tiene cierto aire cómico (00:17) en el momento que se ve a Bogrod hechizado por el Imperius, pero igual, parece de telenovela, con un final algo absurdo. (4 ESTRELLAS)
  3. Underworld: Con este track, cambió mi primera impresión del soundtrack, convirtiéndose en más favorable. Aquí realmente nos podemos sentir en una bóveda de Gringotts, con todos sus percances y situaciones, que el viento de cornos franceses y trompetas son capaces de expresar fácilmente. Escuchamos el tema de los Horrocruxes (1:51) que nos remonta a la preocupación de capturar tan oscuros objetos. El track finaliza con el tema de Gringotts tocado épicamente por primera vez en todo el soundtrack: cuando el trío de héroes montan el dragón. (5 ESTRELLAS)
  4. Gringotts: Si The Exodus fue el peor tema de Parte 1, éste sin duda también lo es de Parte 2. El comienzo es prácticamente nulo, sin ninguna sensación, monótono a más no poder, pudiendo componerse una pieza más rica en notas (no necesariamente retumbante, pero algo que valga la pena). Para rematar, en el filme no se la presiente: ni por capacidad rítmica ni por edición. (2 ESTRELLAS)
  5. Dragon Flight: Volvemos a las piezas “éxito” del soundtrack, pues ésta suena muy bien cuando la escuchas fuera de la película, y cuando ya estás volando con el dragón por el cielo. Aquí escuchamos por primera vez Hedwig’s Theme, utilizado de forma distinta (bélica), comparándose sus usos con Parte 1 (excepto tal vez Sky Battle). Un tema muy heroico, aunque puede sonar algo bufón para los que no están acostumbrados a los soundtracks, lo cual de hecho no es un problema. (5 ESTRELLAS)
  6. Neville: El tema comienza tranquilamente, y posteriormente da un giro para los nostálgicos: se toca el tema de los Hermanos de la Parte 1. Por ende se hace el tema propio de Neville Longbottom. Además, ahora sí podemos hablar plenamente de tracks adecuados y adaptables para la película. Los timbres que suenan provocan una tensión “alegre” acertada, ya que los amigos se aproximan hacia el castillo de Hogwarts nuevamente, pero siendo vigilados por Dementores. (5 ESTRELLAS)
  7. A New Headmaster: La atmósfera del antes cálido Gran Comedor se volvió por culpa de los Mortífagos en un tono “blue” (de tristeza), y la música no deja de reflejar perfectamente esta situación, con una versión variada del tema de Hedwig. Hay un nuevo director: Snape, quien habla conjuntamente con la música. Su frío, pausado y tranquilo proceder es reflejado con las notas. (4 ESTRELLAS)
  8. Panic Inside Hogwarts: El nombre lo dice todo: pánico. Los muros de la escuela que antes eran refugio ya no cumplen la función de resguardo. Nuestros héroes se preparan para una feroz batalla por el bien de la Comunidad Mágica. Y la música denota este sentimiento de urgencia extrema, pánico e histeria: lo que un combatiente experimenta psicológicamente antes de enfrentarse y sacrificar lo único material que le queda: su cuerpo (los coros expresan posteriormente esta terrible sensanción). (5 ESTRELLAS) (El tema de la Batalla de Hogwarts es escuchado aquí, y luego en otros tracks relacionados con el colegio)
  9. Statues: Literalmente… EL MEJOR TEMA DEL SCORE. Los que me leen en Twitter, saben que muchos de mis tweets fueron sobre este track porque lo amé desde el primer momento que lo escuché en el cine. El uso de percusión y la manera épica de expresar el tema de la Batalla fue fenomenal, apropiado en representar a sus combatientes inanimados o vivientes (estatuas y magos que protegen la escuela). Pero lo que me parece más interesante es que puede dejarte en un estado de inseguridad. La rítmica del minuto 1:15 nos demuestra la riqueza orquestal que tiene Desplat en sus composiciones. (5 ESTRELLAS)
  10. The Grey Lady: No solamente hace referencia a Helena Ravenclaw, sino a un conjunto de procesos preparativos para la batalla, que denotan ansiedad en las tocadas instrumentales (mientras Voldemort se prepara, Harry debería estar destruyendo la Diadema). Ese conflicto no sólo lo tiene Harry, pues además es compartido con Helena (2:30) debido a la historia que tiene el objeto de su madre convertido en Horrocrux. Tema tranquilo, tenso a veces, pero con un propio estilo e identidad “Desplat”. (5 ESTRELLAS)
  11. In the Chamber of Secrets: Aunque volvamos de varios años a la Cámara de los Secretos, el comienzo es algo confuso, pero el tema de Hedwig es precursor a un juego de percusiones y vientos que se manejan relativamente bien hasta el momento en que aparece el tsunami, ridiculizándose en esos segundos un poco el tema. (4 ESTRELLAS)
  12. Battlefield: Si vieron El Señor de los Anillos, pienso que pudieron haber notado que este tema bélico es algo diferente a los que Howard Shore compone, pero en el buen sentido. Como les decía antes, el punto de vista aquí es el de los sentimientos de una guerra mortífera. Lo cual este track lo traduce con mucha eficacia. Aunque, lamentablemente con este acierto también le llega un tropiezo: la falta de energía y el intento por componer algo memorable, lo cual no llega a ser (debido a un mal uso en algunos momentos de las trompetas, como por obligación, siendo éstas los intrumentos característicos de este tipo de música). (4 ESTRELLAS)
  13. The Diadem: Un tema muy a lo Desplat y que puede hasta hacernos recordar a Nicholas Hooper. La magia se hace presente musicalmente mientras se recorre la Sala de los Menesteres. Con tonadas un poco parecidas a las del Viejo Oeste, pasamos a descubrir el lugar de la Diadema con la misma magia. Hasta que una tensión algo parecida a la que hace Danny Elfman en sus estrambóticas composiciones da inicio. La conclusión es de lo más tierna con el tema de Hedwig por enésima vez, para los que aman recordar viejos tiempos. (5 ESTRELLAS)
  14. Broomsticks and Fire: El sonido de este track es muy parecido a un tema de gitanos, y pues volvemos al mismo error previo: la intención de querer hacer algo memorable, lo cual puede llegar a lo ridículo. Pero no por eso, el tema deja de ser algo “épico”. Pues bueno… (4 ESTRELLAS)
  15. Courtyard Apocalypse: La batalla llega a su punto más trágico y conmovedor, con tantas muertes y penas. Y más que acción, se hace presente el sufrimiento. El heroísmo debe hacer frente a todas estas terribles amenazas. Esa es la interpretación para un excelente track, con una versión algo más infausta del tema de la Batalla de Hogwarts. Un gran acierto para no hacer algo tan retumbante como se escucha en Star Wars. (5 ESTRELLAS)
  16. Snape’s Demise: El final de Snape es cantando por el propio tema de Hedwig. Y no sólo éste, sino por el mismísimo tema de Lily, que engloba todo este soundtrack. Snape, quien amó a Lily, es el héroe desconocido que ahora perdemos. La paz de su muerte, por una vida de lucha, es expresada con la música y la voz de Mai Fujisawa. (5 ESTRELLAS)
  17. Severus and Lily: ¡Dios! Les confieso: este track me llegó a deprimir varios días. Y pues en cierto modo, el músico quiere tocar una parte sensible de la audiencia. Este track cuenta más que una vida terrenal, un sentimiento: el triste amor no correspondido, y aún así un amor sincero y capaz de romper muchas barreras. La música es simplemente perfecta. (5 ESTRELLAS)
  18. Harry’s Sacrifice: Un tema que no fue usado en el filme, pero les recomiendo que lo escuchen. Hace meses dije que Obliviate era un tema de separación. Y en efecto, cuando es tocado en esta pieza, nos comunica una separación del mundo hacia la muerte. Un sacrificio por amor. La timidez con la que se llega a tocar ciertas partes, como si hubiera cierto esfuerzo involuntario, es también una transmisión de la angustia de Harry. Si leen el libro mientras escuchan, pareciera que Rowling cantara las líneas de este tema, el momento que Harry deja el Pensadero. (5 ESTRELLAS)
  19. The Resurrection Stone: Si Farewell to Dobby no me hizo llorar en Parte 1, pues este tema ahora sí, y bastante, cuando lo escuché en el filme. El track más triste, y que usa paradójicamente cierta magia al comienzo. El uso del tema de Lily es totalmente desgarrador y a la vez pacífico. Nuestros seres amados jamás nos dejan, a pesar de los retos que la vida impone. Harry no está solo. (5 ESTRELLAS) (¡Bravo Desplat!)
  20. Harry Surrenders: Y para rematar, ahora sí estamos en el clímax de este desafío por la vida. Harry se entrega a Lord Voldemort mientras las primeras notas de Obliviate son tocadas. Obliviate también es un leitmotif de madurez emocional y responsabilidad. Y con todas estas características, Harry es consciente como todo un hombre de su deber. Y muere. (5 ESTRELLAS)
  21. Procession: No es un tema muy bueno. Es triste, por el uso instrumental típico de una procesión con cornos, pero algo exagerado en su utilización de percusión cada 5 segundos. (4 ESTRELLAS)
  22. Neville the Hero: Aunque el acompañamiento para las palabras de Neville suena majestuoso, no es heroico en sí, y puede parecer algo superficial y soso. Y en 1:15 volvemos a los intentos de “memorabilidad” fallidos. (3.5 ESTRELLAS)
  23. Showdown: Fue el primer track que escuché de todo el Score, y pues suena bastante bien, aunque algo tosco y exagerado. No es para nada memorable en un comienzo. Y no suena como el tema de un enfrentamiento final entre 2 adversarios. A partir del uso del tema de los Hermanos, el rumbo cambia un poco, haciéndose una pieza un poco más interesante de escuchar. Pero ojo, tampoco deja de ser bueno, especialmente cuando Harry y Voldemort caen al precipicio. Ahí encontramos lo más memorable del track. (4 ESTRELLAS)
  24. Voldemort’s End: En el comienzo se usa el tema de Voldemort de la Parte 1, y luego una secuencia un poco absurda por el juego de vientos, y no de cuerdas en sí. En 1:13, el sentido del track cambia notablemente, ahora sí haciéndonos notar que El-que-no-debe-ser-nombrado está falleciendo (aunque no como en el libro). Como Lily con su amor protegió a Harry de Quirrell, es así que encontramos un eco a esa escena de La Piedra Filosofal cuando Voldemort se desintegra. Por eso, a mi parecer, suena el tema de Lily al concluir la pieza, ya que el amor por fin venció. (4 ESTRELLAS)
  25. A New Beginning: El amor que encontramos con más frecuencia en los libros es el de la amistad, como nos dice Rowling, y pues este tema nos despide del castillo de Hogwarts, destruido, que sigue siendo un refugio de amigos y de magia. Es la última vez que vemos a nuestro trío de 17 años, y el homenaje se rinde a Hooper esta vez, con un sonido parecido a su The Kiss de La Orden del Fénix. (5 ESTRELLAS)
EN GENERAL EL SCORE SE LLEVA: 4.5 ESTRELLAS de vALBo.
LAS 3 FRASES DE DEFINICIÓN DE vALBo: EMOCIONANTE– ÉPICO – EXCELENTE

¡Espero sus comentarios, y será hasta la próxima!

Síganme en Twitter: vALBo_XD

(*): Si quieres leer la crítica del soundtrack de Las Reliquias de la Muerte – Parte 1, haz clic aquí

Comentarios

comentarios

Autor vALBo

Mi nombre es A. E. Soliz. Soy de La Paz, Bolivia. Soy fan de Harry Potter, leí todos los libros, y me gusta expresar mi opinión sobre éstos, los filmes y las Bandas Sonoras, de las cuales mi máximo ídolo musical es el Maestro John Williams. ¿Mi sueño? Pues es conocer a Williams y a J.K. Rowling. :)

Ver artículos

Leave a Reply