Tema de Debate: La Fidelidad de los Elfos Domésticos

Todos los fans de J. K. Rowling sabemos que ella incluyó a los elfos en su mundo. Pero no a elfos parecidos a los altos y luminosos seres que aparecen en El Señor de los Anillos, de Tolkien. Sus elfos son criaturas pequeñas, no demasiado agraciadas, con una poderosa magia propia, y son esclavos de los magos. Se les conoce como Elfos Domésticos.

Durante el transcurso de los años de Harry Potter en Hogwarts -de libro en libro-, llegamos a conocer a cuatro de estas criaturas, dos elfos y dos elfinas: Dobby, Kreacher, Winky y Hokey. Cada uno de ellos se dedicaba a servir a su familia, esto es, a la familia de magos a la que están atados por encantamientos propios de su raza. Los elfos domésticos son esclavos de los magos desde hace siglos y en consecuencia suelen encontrarse en castillos o en casas de antiguas familias de hechiceros.

El tema de la esclavitud de los elfos domésticos es quizá uno de los temas más controvertidos que incluyó Rowling en su obra. Pues si bien los elfos están obligados a obedecer a los magos, lo hacen con alegría. Se nos dice una y otra vez que la naturaleza de un elfo doméstico es servir y obedecer a su amo. Ningún elfo puede abandonar a su familia por decisión propia y éste sólo puede ser liberado por decisión de su amo al entregarle una prenda de vestir. Para los elfos es un orgullo servir a su familia y, en cambio, es un gran deshonor ser liberado de su esclavitud.

El vínculo mágico que une a un elfo con su familia de magos es tan fuerte que éste no puede desobedecer una orden directa de su amo. Le ocurre algo muy parecido a una Maldición Imperius, se ve constreñido a acatar la voluntad del amo aún en contra de los deseos propios. Vimos claramente esto, cada vez que Harry le daba una orden a Kreacher (antes de que le regalara el relicario de Regulus Black), este último se debatía contra el deseo de no obedecer pero finalmente terminaba haciendo lo que le ordenaban.

Siempre me he preguntado si este sometimiento élfico a los magos no fueron incentivados mágicamente por los mismos magos en el pasado, con el propósito de contar con sirvientes esclavos. Tienen cierto parecido a los duendes, entonces… podría ser que los hechiceros antiguos hayan sometido a encantamientos a varios de ellos, y con el tiempo hayan creado a los elfos domésticos.  Sé que sonará muy duro y frío lo que digo, pero puede que haya ocurrido lo mismo que con el perro, que fue criado selectivamente para ser guardián y mascota de los seres humanos. La verdad al respecto sólo la tiene Rowling.

A mí me basta con saber que en lo profundo de sus corazones estas criaturas tienen libertad. Sí, porque aunque digan y repitan que los elfos domésticos son fieles y leales a la familia a la que pertenecen… esto no es imperioso. No. Sólo son fieles a quienes ellos quieran serle fieles. Obedecen… sí, pero no con el corazón si aquello que les ordenan les disgusta.

Dobby era una criatura maltratada por su familia de magos. Obedecía y hacía sus labores hogareñas en casa de sus amos con toda la diligencia de cualquier elfo doméstico. Pero no les era fiel en el corazón. Es por ello que decidió tratar de advertir a Harry Potter de los planes tenebrosos que tenía su amo, Lucius Malfoy, en Harry Potter y la Cámara Secreta. Lo cierto es que Dobby siempre se nos ha presentado como un elfo atípico: disfruta siendo un elfo libre y, aunque con dificultad, es capaz de decir lo que realmente piensa de sus antiguos amos.

Pero si uno analiza más allá de la superficie, me parece que Dobby no es tan “atípico”. El elfo doméstico de la familia Black, Kreacher, no tiene muchos obstáculos en hablar mal de su amo Sirius. Utiliza todas los descalificativos que utilizaba su antigua ama, la madre de Sirius, para menospreciarlo. Y aunque obedecía sus órdenes, nunca lo hizo de buena gana. A la primera oportunidad que tuvo se escapó a ver a personas que él sabía que su amo no quería y acató ordenes que su amo no aprobaría. Nunca le tuvo auténtica lealtad a Sirius, su amo.  Y también todos sabemos porqué: fue el mismo Sirius quien lo trataba mal, lo despreciaba tanto como despreciaba la casa de los Black. Entonces Kreacher continuó siendo fiel, no a su amo actual, sino a los últimos que él amó, aunque estuvieran muertos. Por ello luchó contra todas las cadenas mágicas que lo ataban a Harry Potter cuando éste se convirtió en su amo. Pero todo cambió un día… sólo con un pequeño gesto de aprecio y reconocimiento. No fue por el regalo material que Harry le hizo, sino por lo que significaba para el elfo ser “aceptado”. Un elfo doméstico está atado a la casa de su amo, es como si él fuera parte de la casa. Cuando Harry le obsequió el relicario de Regulus -una pertenencia de la familia Black- le mostró respeto por su casa y por él mismo, le dio al elfo una esperanza de futuro, en total contraste con Sirius que quería botar prácticamente toda la casa a la basura, incluido al elfo si hubiera podido. Sólo entonces Kreacher comenzó a ser verdaderamente fiel a Harry Potter.

Lo anterior nos demuestra que a pesar de que existen poderosas redes mágicas que envuelven las relaciones entre los elfos domésticos y los magos y que someten a los primeros a la voluntad de magos y brujas, aún les queda un pequeño rincón de libertad: su propio corazón. Es éste el que decide a quién amar y a quién serle fieles. Si su amo los trata bien, ellos les corresponden y son felices. De lo poco que pudimos apreciar de la relación entre Hokey y su ama, Hepzibah Smith, es que la elfina era bien tratada y ella correspondía cumpliendo sus mandatos de manera eficiente y se preocupaba por la comodidad de su señora. También fuimos testigos de la devoción que profesaba Winky por la familia Crouch. Tanto…, que cuando es liberada al recibir “la prenda”, el mundo parece apagarse para ella. Permanece en un constante lamento por no poder estar con su familia. Sufre por la suerte que correrán sus antiguos amos, aún cuando ya no existe el vínculo mágico que la convertía en su esclava. ¿Alguien piensa que su angustia es sólo una manifestación de lo fuerte que era aquél vínculo y que su falta provoca esos pesares en Winky? ¿O  creen -como yo- que ella sufre porque realmente los amaba y es su corazón herido el que no le permite el consuelo?

En fin, existirán muchas dudas e interrogantes con respecto a los elfos domésticos, pero como nos dice el Profesor Albus Dumbledore, en Harry Potter y la Orden del Fénix, los elfos son seres “con sentimientos tan complejos como los de los humanos…” Así que si algo debemos tener claro es que no hay esclavitud, por mágica que sea su naturaleza, que pueda intentar mandar en el corazón, pues la magia que habita en aquél siempre podrá romper cualquier cadena. El buen corazón de Dobby siempre lo demostró. 

En Twitter soy: @aura_zephyr

Comentarios

comentarios

Autor Aura Zephyr

Blogger, enamorada de los libros y de las peliculas de aventuras y de fantasía épica.

Ver artículos

Leave a Reply