‘Harry Potter y el Sextante de Plata’: Capítulo 11!

Hola a todos!

El autor previsto para este capítulo ha tenido un montón de problemas personales y con la Universidad, por eso se retrasó, y tuvimos que terminar dejando la responsabilidad en un fan, EspirituRain, quien ha escrito un capítulo de este Fanfic.

Yo, Tomas Marvolo, como creador del Fanfic debo disculparme con todos por el retraso. Finalmente anoche decidí aceptar la propuesta de este fan y publicar este lunes. Trataremos de que no vuelva a ocurrir nada como esto en el tiempo que os queda.

La Universidad ha comenzado y es muy difícil estar al día con todo. Aunque, claro, ya les había advertido que algo así podría ocurrir.

Esperamos que el capítulo de hoy les guste, a pesar de las contingecias y el tiempo que los hemos hecho esperar.

Nuestras más sinceras disculpas.

Anteriormente en Harry Potter  y el Sextante de Plata:

  • Tras 19 años de vencer a Lord Voldemort, Harry y Ron trabajan en el Departamento de Aurores.
  • Algún mago oscuro ha enviado mensajes a Harry mediante un curioso instrumento: un sextante de plata.
  • Con Ginny herida por un montón de jugadores de Quidditch hechizados,  y George también, ahora llega un nuevo reto…Encontrar a Luna, que parece ser la próxima víctima. Luna está fuera de peligro y Edgar Dolohov, hijo del mortífago,  es el sospechoso principal de los terribles acontecimientos que tienen lugar en el mundo mágico.
  • Harry va tras Edgar y descubre que es imposible que él sea culpable de los ataques, pues está muriendo
  • Aparece Teddy, quien encontrara la Piedra de la Resurrección años atrás
  • Llegó la navidad

Lumos…

               Bienvenidos al

Capítulo 11

Navidades Blancas 

Por EspirituRain y Tomas Marvolo 

Teddy fue el alma de la fiesta en cuanto Harry y sus hijos lo vieron. Albus al principio se rezagó debido a una pelea entre ellos aún reciente, pero al ver que Teddy no parecía enfadado, se unió a sus hermanos. Y aunque ya casi era adulto, se divertía con ellos, y cada ocasión que tenía la aprovechaba en visitar a sus medio—hermanos. Harry y Ginny contemplaban la escena desde la cocina, satisfechos por la estampa familiar. Pronto llegaron más invitados a la fiesta, entre ellos Luna Lovegood, que aunque había sido invitada como al resto, había una doble intención de protegerla, ya que el mago tenebroso podía atacar de nuevo. Pero pronto dejaron de tratarla como a una protegida y paso a ser una más de los invitados.

Circe finalmente también asistió, su abuela no se opuso a ello y aprovechó la ausencia de su nieta para hacer un viaje al pueblo donde residían unas amigas de su infancia. Desde que Circe entró, Teddy no pudo contener una mirada llena de rabia hacia ella, estaba tenso.

Cada cual se acercó al árbol de navidad y recogió sus regalos. Harry incluyó los que habían llegado vía lechuza, como el pastel de Hagrid, cocinado por el mismo. No había perdido su toque, o más bien su dureza. A pesar de todos los años de “experiencia” en la repostería, los dulces de Hagrid seguían siendo peor que los escregutos.

También recibieron con cariño las fotos en movimiento de colacuernos y snornacks que Luna les trajera, y hasta una postal de Dudley que, si bien no tenía texto alguno, era una foto de él y su familia, muy parecida a una tribu de cerditos con peluca. Harry sentía por su primo una extraña oleada de cariño desde su despedida en Privet Drive hacía más de 19 años. Hoy día, Dudley es padre de un par de niños, uno llamado Harry y otro nombrado Vernon.

Ginny, Hermione y Fleur habían preparado una cena exquisita, para orgullo de Molly, quien las enseñara a cocinar. El plato principal era un pavo chispeante que se cortaba él mismo en porciones para cada cual. El hechizo, por supuesto, era cortesía de la propia Hermione, quien había decidido que debía resaltar entre las nueras.

Mucho estuvieron conversando, incluso se llevaron a Circe a la cocina y le dieron unos regalos de agradecimiento por todo lo que había hecho por la familia. Lily y sus hermanos también le hicieron hermosos presentes; el de Albus con un letrero: “Con amor…”.

Cuando se acercaba la medianoche George, Ron y Charlie se encargaron de lanzar unos chispeantes fuegos artificiales al más genuino estilo Weasley. Destacó también en la velada el momento en que cada uno entregó su regalo póstumo a Fred, que ponía a todos muy tristes en la fiesta, excepto a los niños que hallaban realmente estimulante poder “interactuar” con el tío que nunca conocieron. Molly, para variar, le tejió un suéter con una gran F roja en el centro. Cada uno de estos regalos se ponía en una especie de habitación que había en la Madriguera, donde estaban sus cosas como las dejó. George era quien más tiempo pasaba dentro de ella.  Sin embargo esta vez fue difícil transportar los regalos, pues no estaban en la Madriguera, sino en la casa del Valle Godric.

La velada fue llegando a su fin, y los invitados fueron abandonando la estancia. Los primeros en irse fueron Fleur y su esposo, que había caído desmayado a causa del whisky de fuego. Después Percy se marchó, tras dedicar una sonrisa a todos. Circe intentó marcharse, pero Molly le dijo que mejor esperara a la mañana siguiente, quye a esas horas era muy peligrosa estar por ahí. Desde la otra haboutación se sintió un resoplido de Teddy.

Cuando por fin se acostaron los niños, excepto Lily y Circe que aún hablaban cosas de chicas a altas horas de la noche, Molly junto a Angelina se dedicaron a recoger los platos sucios. Las ayudó Teddy, quien huyó de Circe toda la noche.

Hermione aprovechó para ir a la sala junto a Ron, Harry, Ginny y Luna. Luna se había comportado muy bien: no había hablado acerca de la presencia de tulipoops en el salón, ni de la epidemia de caspa de gnomo que azotaba al país. Tampoco la acompañó su esposo, pues él debía estar de guardia en Hogwarts esa noche.

— ¿No te molesta que no halla venido Scamander?— preguntó Ginny a Lovegood

— Para él tengo el año entero. Para ustedes, mis amigos, no tengo muchas oportunidades de dedicarles mi espacio— dijo Luna con ojos soñadores— Además, les quería agradecer por ir a salvarme el otro día.

—No ha sido nada— respondió Ron sonriente.

—Sobre el tema— dijo Hermione— Creo que aún nos quedan algunas dudas. ¿Nadie te dejó un mensaje?

— ¿De qué hablas?— rerpondió Luna

—Verás —explicó Harry, adelantándose a Hermione—  Recibimos un llamado en el Ministerio y, desde ese día no hemos podido casi descansar. Una serie de sucesos infortunados han acontecido, que involucran a seres cercanos a mí. Se trata de una especie de mago tenebroso que me persigue, que quiere acabarme, ¿entiendes?

»Mediante un sextante de plata nos han estado enviando coordenadas que os llevan a un lugar específico…

Mientras Harry explicaba a Luna todos los sucesos relacionados con el extraño artefacto que había roto el equilibrio en sus vidas, Teddy se encontró con Circe en las escaleras. Ante la presencia de la rubia, el muchacho se puso nervioso y, mirándola desafiante, le cuestionó:

—  ¿Qué quieres? ¿Por qué has venido hasta aquí?

—  ¿Qué tal con tu novia?

—   Bien.

—  ¿Por qué no ha venido?

—   No es asunto tuyo.

—  ¡Oh! ¡Vamos! ¿Estas enfadado?

Circe se valió de sus palabras para abrazarlo.

—  ¿Cómo tienes ese atrevimiento para tan siquiera dirigirme la palabra? – dijo Teddy subiendo un poco el tono de voz.

—  ¿Aun sigues con eso? Creí que ya lo habías superado.

—  ¿Cómo te atreves? … Solo dime una cosa. ¿Por qué o para quién lo hiciste?

—  Ted, yo te quería…

—Por Dios ya vale, Circe.

—  A veces las cosas pasan simplemente y ya está, no para todo tiene que haber una explicación. Pasa página y ya está, olvida todo lo que pasó, seamos amigos.

— ¡No voy a caer en las redes de una niñata como tú!

En ese momento se escuchó como Harry decía desde abajo si todo iba bien. Ambos articularon una excusa, y continuaron:

— Me voy, marcho de aquí, solo he venido por respeto papá Harry y mamá Ginny. Si sé que tú estabas aquí…— dijo Teddy— Ya no te quiero…Me utilizaste.

Circe se dio la vuelta, rabiosa, y subió por las escaleras con la cabeza bien alta pero con los ojos iluminados por una lágrima a punto de caer. Teddy se sentó en el lugar, esperando que se le pasara la furia.

Cuando Harry termió de contar la historia del sextante a Luna, ella les hizo notas el más importante detalle:

—Repíteme por favor la pista que te llevó hasta mí.

—Pues era la luna— dijo Harry —Luego salía un león y muchos animales…

—Harry— respondió Luna— Esa referencia no era conmigo. Piénsalo…¿qué tengo yo que ver con un león?

—Es cierto— dijo Ron— Creo que os adelantamos demasiado…Pero, ¿y los ataques?

—Quizás fue un hecho aislado para despistarnos— concluyó Ron.

—Creo que ya voy entendiendo— dijo Hermione— Esta pista era ambigua, para darle tiempo al mago que la envió de hacer algo más.

—Si yo hubiera sido el objetivo del ataque, alguien en la escena hubiera dado la pista del sextante, como las veces anteriores, ¿no?— argumentó Luna, con sus ojos soñadores mostrando una expresión seria poco habitual. Sostenía una taza de té.

— Hay que encontrar quién es la próxima víctima, o quizás sea muy tarde.

—La luna…—dijo Harry— el león…

—El león puede hacer referencia a Gryffindor— dijo Ron

—¿Una luna en Gryffindor?— preguntó Harry, divertido. De pronto la expresión en su rostro cambió. Todos se miraron, asustados. La taza de té cayó de las manos de Luna Lovegood y se hizo añicos contra el suelo.

Harry corrió en dirección a las escaleras, y halló a Teddy sentado.

—¿Qué pasa?— preguntó extrañado por la actitud de los mayores. Todos corrían de manera desenfrenada, blandiendo sus varitas. Incluso la serena expresión de Luna Lovegood mostraba un horror que Teddy jamás había conocido. Él también se puso en pie, para seguir a sus mayores cuando escuchó un crujido en el tejado.

Salió al exterior de la casa, al jardín.

—Padre Harry — gritó, horrorizado. Le llamaba así a sus padrinos: padre Harry y madre Ginny. Mamá y papá eran Tonks y Lupin, sus padres muertos.

—¡¡¡¡PADRE HARRY!!! ¡¡¡MADRE GINNY!!!

Extrajo su varita y la apuntó a la figura oscura que se movía por el tejado. Una fuerza invisible tiró de su varita y ésta cayó a varios metros de él. Luego un rayo rojo lo golpeó en el pecho y cayó, presa de un dolor insoportable. Se retorcía, todo le dolía, sus huesos le quemaban, sus piernas se volteaban y no encontraba comodidad.

La figura negra cayó del tejado, flotando. Llevaba como rehén un rostro conocido.

Harry salió de pronto dl interior de la casa. Lo secundaban Ginny, Ron, Hermione y Luna. La figura oscura se volteó y les dijo:

—Tan ingenuos…Tan débiles…De tan bue corazón que dan asco.

En ese momento unas enredaderas salieron del suelo y aprisionaron a los magos, dejándolos inmóviles.

Harry alcanzó a ver entre los rayos plateados de la medianoche el rostro de su hija, Lily, rodeada por la mano del extraño ser, enmascarado. No podía casi hablar ni respirar.

Sus sospechas se habían materializado: el sextante hacía referencia a una Luna de Gryffindor: Lily Luna, no Luna Lovegood. Los animales estaban relacionados con su hija pues, como la compañera de aventuras de Harry, su hija poseía un talento especial para el cuidado de las criaturas mágicas.

El extraño, ataviado como uno de los jóvenes mortífagos que algunos días atrás los atacaron llevó su varita hasta la horrible máscara que ocultaba su identidad. Se tomó su tiempo y luego, como si de una espesa niebla se tratara, la máscara se evaporó lentamente dejando ver nada más y nada menos que el rostro marmóleo de Circe.

Esperamos que el capítulo de hoy les haya gustado. Recuerden escribirnos a hpsextante@gmail.com con sus propuestas de próximo capítulo. Además, sígannos en Facebook, donde habrá concursos y se publicarán los mejores escritores de Fanfic de los que lleguen a nuestro email y también en Twitter y Tuenti

Nuestro Fanfic llega a su fin. Tenemos en mente tal vez una especie de “segunda temporada” para ua fecha que aún no podemos adelantar.

Agradecemos su paciencia y entrega a este proyecto de todos los pottéricos!

Nos vemos el VIERNES…

NOX

Tomas Marvolo en Twitter @7horcruxes

Comentarios

comentarios

Estudio periodismo en la Universidad de La Habana, escribo novelas y trabajo como periodista en CMBF Radio Musical Nacional. Potterhead!

Ver artículos

Leave a Reply