Edimburgo: “La Ciudad de Harry Potter”

Descarga FrostWire Plus para Android - Busca, Descarga y Toca archivos en un solo lugar. BitTorrent y YouTube Downloader para llevar.
publicidad

Cuando se quiere visitar el Reino Unido, en la primera ciudad que se piensa es en Londres, pero luego empieza a ver otras alternativas, lugares para conocer, y ahí aparece Edimburgo, una verdadera maravilla escocesa llena de historia y enigma.

Aunque existe la opción de tomar un avión desde Londres en un trayecto que dura un poco más de una hora, se encuentra otra forma que toma más tiempo pero que es la preferida por los turistas: el tren.

Si bien son cerca de cuatro horas y media de trayecto, es una oportunidad para apreciar los paisajes del Reino Unido, ver cómo se transforma la naturaleza en las pequeñas poblaciones de Inglaterra hasta Escocia, donde los cultivos, los rebaños y las casas que parecen estar detenidas en el tiempo, contrastan con las turbinas de energía eólica, que son grandes ventiladores que aprovechan la energía generada por los vientos que se utilizan para viviendas, antenas de telecomunicaciones o para el bombeo de agua.

Pero ahí no acaba todo en la experiencia en este veloz tren que cruza la isla Británica. Se aconseja llegar de día a la capital de Escocia, y la razón es alucinante.

Harry Potter BlogHogwarts JK Rowling Edimburgo 1

La estación de Edimburgo, Waverley, está justo en el centro de la ciudad, entre la parte vieja y la nueva. Cuando el tren está cerca, empieza un recorrido lento para terminar su ingreso, lo que permite al visitante empezar a sentir la ciudad en medio de castillos antiguos, inmensos jardines y murallas que guardan celosamente buena parte de la historia del mundo occidental. Experiencia que paga el boleto del tren.

Puede sorprender la cantidad de hispanoparlantes que viven allí y las razones son varias, pues históricamente ha sido uno de los principales centros de educación y cultura de Europa, pero además, cuando se busca un lugar para el estudio del idioma del inglés, se dice que el británico es el mejor, pero Londres es una de las ciudades más costosas en el mundo, por lo que Edimburgo se ha convertido en una excelente alternativa para este fin.

Siglos de historia

Como un buen whisky, la historia se ha ido añejando con el tiempo. Lo fascinante es que se sigue nutriendo de nuevos elementos, se reinventa, lo que la hace vital y única, pese al color opaco de su arquitectura y su constante lluvia, pues quienes viven allí aseguran que el verano es casi un mito, al ser tan sólo una época en la que disminuyen las acostumbradas precipitaciones.

Son siglos forjando su historia a orillas del río Forth, pero sólo hasta 1437 se convirtió en la capital de Escocia, y este año en particular es de celebración al cumplirse 20 años de la declaratoria de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, de sus distritos The Old Town (ciudad antigua) y The New Town (ciudad nueva), por lo que el visitante debe estar listo para recorrerlos sin prisa y dejarse llevar por su historia y atmósfera.

Pero además, en varias de estas zonas, hay que prepararse para visitarlas más de una vez, y por eso, siempre es bueno anotarse en uno de los tantos tours nocturnos, donde hay que dejar el miedo a un lado para recorrer oscuros, fríos y tenebrosos callejones, hasta llegar a los cementerios, donde la historia sigue viva.

La ciudad antigua gira entorno a su castillo, una imponente edificación sobre una gigante roca de origen volcánico. Tres de sus lados están protegidos por acantilados, y al frente, la ciudad, que en otras épocas era protegida por una muralla, pues Edimburgo fue blanco de múltiples ataques de los ejércitos más fuertes que han surgido en Europa.

Por eso, con la inmigración, y para poder contar con la protección de las murallas pero por el poco espacio, la ciudad empezó a crecer horizontalmente, en un principio sin un orden, lo que generó caos y graves problemas de salud, en especial con la llegada de la llamada Peste negra que azotó a toda Europa.

De ahí que esté llena de pasadizos por debajo de históricos edificios, incluso algunos, en su época, fueron clandestinos, que afortunadamente han llegado hasta nuestros días intactos y ahora son patrimonio de la ciudad.

Imperdibles

La ciudad antigua no es muy grande, por lo que es buen lugar para caminar, aunque hay que recordar que buena parte de ella está sobre una roca y en la cima el castillo, donde empieza todo y se requieren de cerca de tres horas para visitar su interior. Luego pasar por la Royal Mile, la calle más famosa de Edimburgo, que los llevará al Palacio de Holyroodhouse, la residencia oficial de la Reina de Inglaterra en Escocia, una joya arquitectónica.

De ahí se puede pasar a la plaza Grassmarket y luego continuar por la calle Cowgate, donde seguramente volverá en la noche, al ser un lugar de muchos restaurantes y bares.

No puede dejar de visitar la Catedral de St. Giles, aunque realmente no tiene este título, fue creada sobre un antiguo santuario construido en el siglo IX, para ser consagrada al patrón de los leprosos.

Para quienes gustan del arte, está la Galería Nacional de Escocia, que cuenta con verdaderas joyas de arte de diferentes siglos y su entrada es gratuita.

De ahí se pasa al Monumento a Scott, donde se logra una de las mejores panorámicas, por lo que será el momento justo para las selfies y la primera foto directo a las redes sociales.

Saliendo del edificio se toma la calle St. David para llegar a la plaza St. Andrew y luego para luego visitar los Jardines de Princes Street, el parque urbano más importante de la ciudad. De ahí en adelante hay que dejarse llevar.

La ciudad de Harry Potter

Edimburgo sigue escribiendo su historia, esta vez de la mano de J.K. Rowling, quien en los noventa empezó la escritura en un rincón de una cafetería de la ciudad, estando en bancarrota pero con la imaginación a flor de piel, tomando prestado elementos claves de la ciudad para crear lo que se convertirían en una saga literaria y cinematográfica de reconocimiento mundial: Harry Potter.

Todo comienza donde quedaba The Elephant House, donde ella pasaba los días escribiendo. Desde sus ventanas se tiene una vista al castillo de Edimburgo fascinante, además del cementerio de Greyfriars, un lugar con su propia historia con apariciones fantasmales, que si se recorre y se leen algunas lápidas, se encuentran personas enterradas de apellido Potter.

Harry Potter BlogHogwarts JK Rowling Edimburgo 2

Además, allí se encuentra la tumba de William McGonagall, un autor galardonado con el título de peor poeta de la historia del Reino Unido, pero que se dice que de ahí proviene el nombre de la profesora Minerva McGonagall. Tan sólo por nombrar algunas que coinciden con la creación de esta famosa saga.

Junto al cementerio, una construcción gótica de George Heriot’s School, una escuela para niños huérfanos donde estos recibían educación gratuita, que pudo inspirar la inolvidable Hogwarts. De hecho, los alumnos de George Heriot’s School están divididos en cuatro casas, como los magos de Hogwarts.

Se cree que Rowling inspiró el bullicioso Callejón Diagon, donde los magos acuden a aprovisionarse de todo el material necesario, en una conocida y pintoresca calle de Edimburgo, Victoria Street, que también está repleta de tiendas.


Columna original de El Universal

Comentarios

comentarios

Descarga FrostWire Plus para Android - Busca, Descarga y Toca archivos en un solo lugar. BitTorrent y YouTube Downloader para llevar.
publicidad

maponto

Twitter: @Maponto

You may also like...