Si Harry Potter decidiera ir al gimnasio…

Obviamente, el Harry Potter real no tiene que molestarse con hacer ejercicio en el gimnasio. Simplemente puede hacer Wingardium Leviosa y levantar objetos pesados. ¿Pero qué pasaría si de veras decidiera comenzar a levantar pesas en sus ratos libres?

El fanático Australiano Zac Perna ha decidido mostrarnos cómo sería. Armado con una cicatriz en forma de rayo, una Snitch flotante, y un lenguaje que podría hacer ruborizar a la Profesora McGonagall, Perna/Potter nos lleva por su rutina de ejercicios, desde el gimnasio con Hagrid hasta curiosos chistes acerca de “Harry Spotter”.

 


Vía Mashable

Comentarios

comentarios