Stephen King opina sobre Harry Potter and The Deathly Hallows

Ya me preguntaba yo cuando Stephen King iba a dar su opinión acerca de Harry Potter and The Deathly Hallows. Para los que no lo saben, el escritor Stephen King es un fanático de Harry Potter y seguramente está feliz ya que él no quería que mataran a Harry.

El artículo en inglés está en Entertainment Weekly, pero HarryLatino se me adelantó y lo tradujo ;)

“Y ahora el alboroto ha terminado, las batallas están perdidas y ganadas — la Batalla de Hogwarts, eso es — y todos los secretos están fuera del Sombrero Seleccionador. Aquellos que apostaron que Harry Potter moriría perdieron su dinero; el chico que sobrevivió se convirtió exactamente en eso. Y si pensáis que hay un spoiler a estas alturas, entonces es que nunca fuisteis demasiado fans de Potter. El escándalo sobre las primeras críticas (Mary Carole McCauley de “The Baltimore Sun”, Michiko Kakutani de “The New York Times”) se ha desvanecido… aunque el sabor amargo persiste en muchos fans.

Persiste en mi, también, a pesar de que no hay nada que hacer con el último concepto sobre ”spoilers,” o las éticas de saltarse el día de publicación del libro. La promesa de silencio sobre la prepublicación era, ante todo, siempre una cuestión tramada por las editoriales Bloomsbury y Scholastic, y no — hasta donde yo sé — una parte de la British Magna Carta o de la Constitución Norteamericana. Ni la protesta apasionada de Jo Rowling (”Estoy anonadada de que algunos periódicos americanos hayan decidido publicar… críticas con total indiferencia a los deseos de, literalmente, millones de lectores, especialmente niños…”) ha servido de mucho. Estos libros dejaron de ser específicamente para niños a mitad de la saga; desde “El Cáliz de Fuego”, Rowling escribió para todos, y ella lo sabía.

El signo más claro de cómo han madurado los libros llega con las conclusiones que se arrojan — y de manera espléndida — en “Las Reliquias de La Muerte”, cuando la Señora Weasley ve a la odiosa Bellatrix Lestrange tratando de terminar con Ginny con la Maldición Asesina. ”NO A MI HIJA, BRUJA!” – grita. Es la bruja más chocante en la ficción de los últimos tiempos; desde que no hay una maldición virtual (del tipo lingüístico, por cierto) en los libros de Potter, esta impacta sobre el hogar con casi una fuerza fatal. Es totalmente correcto en este contexto — perfecto, realmente — pero es también una responsabilidad adulta quintaesencial para el riesgo del niño.

El problema con las críticas adelantadas — y aquellas que aparecieron los primeros días después de la publicación — es uno que ha perseguido a Rowling desde el libro 4 (“Cáliz de Fuego”), después de que la saga se transformara en un fenómeno a nivel mundial. Debido al secretismo que rodeaba a los libros, todas las críticas desde el año 2000 o así han sido estrictamente de boca en boca. Los críticos solían ser buenos — La señora Kakutani no era exactamente una vividora de la censura — pero la gran popularidad de los libros ha conseguido desatar incluso las mejores intenciones de los mejores escritores de crítica. En su prisa por exprimir los centrímetros de sus columnas, y de este modo los miembros que tienen buena reputación en la Iglesia de Qué Está Pasando Ahora, muy pocos de los críticos de Potter han dicho algo que valga la pena recordar. Muchos de estos precocinados y sensibleros críticos ven a Harry — no mencionar ni a sus amigos ni sus aventuras — en sólo dos perspectivas: sociológica (”Harry Potter: ¿Gran Ayuda o Desastre para la Infancia?”) o económica (”Harry Potter y la Cámara de Descuento de Precio”). Ellos toman una línea superficial de las cosas, como el terreno y el lenguaje, pero hay más… y realmente, ¿cómo pueden hacerlo? Cuando sólo tienes cuatro días para leer un libro de 750 páginas, y después escribir una crítica de 1.100 palabras sobre ello, ¿cuánto tiempo tienes realmente para disfrutar del libro? ¿Para pensar sobre el libro? Jo Rowling ha propuesto una suntuosa comida de siete platos, cuidadosamente preparados, preciosamente cocinados, y cariñosamente servidos. Los niños y adultos que se enamoraron de las series (yo entre ellos) saborearon cada bocado, desde el aperitivo (“Piedra Filosofal”) hasta el postre (el precioso epílogo de “Las Reliquias de la Muerte”). La mayoría de los críticos, por otro lado, lo han engullido todo, y amablemente lo han devuelto a medio digerir sobre las páginas del libro y sus respectivos periódicos.

Y por eso, muy pocos de los principales escritores, desde “Salon” pasando por “The New York Times”, se han parado realmente a considerar lo que Rowling ha escrito, de dónde vino, o lo que significa para el futuro. Los blogs, en general, tampoco han estado mucho mejor. Sólo se preocupan por quién vive, quién muere, y a quién se destroza. Más allá de todo eso, todo es bastante bah.”

Comentarios

comentarios

Autor DrHallows

Licenciado en Letras. Actualmente se dedica a la investigación en el área de la literatura latinoamericana. A la espera de empezar los estudios de posgrado.

Ver artículos

Leave a Reply