Serie de Harry Potter 132/199:`Empieza la Segunda Guerra´

Y llegamos al capitulo número 132 de nuestra publicación diaria y cronológica en la cual durante 198 días estaremos compartiendo nuestras sorpresas, anécdotas y opiniones acerca de cada uno de los capítulos de la saga de Harry Potter para luego finalizar con el Epilogo. El día de hoy es el turno para el capitulo número 132 de la Serie de Harry Potter.

Harry Potter y la Orden del Fénix

Capítulo 38: Empieza la Segunda Guerra

El capítulo comienza con un recorte del Profeta que informa que nada menos que lord Voldemort, el mago más temido de todos los tiempos, ha regresado. Se aconseja a la población mágica, a través del artículo, a tener más cuidado que nunca y a permanecer en alerta permanente, como diría un viejo y querido amigo de todos nosotros.

Harry estaba sentado en la cama de Ron -se encontraban en la enfermería de Hogwarts-, que estaba cerca de Ginny, cuyo tobillo ya estaba bien. Hermione era quien leía el artículo del profeta. Neville estaba sentado en una silla y Luna no creía nada de lo que Hermione estaba leyendo.

Neville, que había podido ponerse al tanto de todo, dijo que casi todas las cosas habían vuelto a la normalidad en el colegio, ahora que Dumbledore había vuelto.

Umbridge, la detestable mujer con cara de sapo, estaba recostada, mirando el techo. Aparentemente había entrado en shock después de haber sido secuestrada por la manada de centauros que habita el Bosque Prohibido.

Harry se retiró de la enfermería y fue a ver a Hagrid, llevándole saludos de todos los demás. En el camino se cruzó a Malfoy -acompañado, habitualmente, por sus dos perritos falderos: Crabbe y Goyle-, quien le prometió una venganza por haber provocado la encarcelación de su padre.

Al salir de la cabaña de Hagrid, donde había tenido una breve conversación con nuestro semigigante favorito, el cual no había podido evitar nombrar a Sirius, Harry se sentó a la orilla del lago. Quería estar solo. Tal vez porque en realidad se sentía solo. Estuvo allí un largo tiempo, mirando el agua, tratando de sacar a Sirius de su mente.

Ron y Hermione salieron de la enfermería tres antes del fin del año escolar. Umbridge, como era de esperar, se fue del colegio un día antes de esa fecha.

Cuando llegó el último día de clases, Harry se encerró en el dormitorio, prácticamente sin ganas de participar del gran banquete que tendría lugar en el Gran Salón. Estaba seguro de que Dumbledore lo nombraría, y nombraría a Voldemort, y todo lo que había ocurrido… lo que implicaba también recordar a Sirius. Mientras Harry intentaba ordenar sus cosas en el baúl vio, en el fondo de éste, un paquete mal envuelto. Se sentó en la cama, lo desenvolvió y reconoció el trazo de la letra de su padrino en la parte de atrás de un pequeño, sucio y viejo espejo. La nota decía que era un espejo de doble sentido, y que él, Sirius, conservaba el otro par. “Cuando necesites hablarme, di mi nombre. Aparecerás en mi espejo, yo en el tuyo, y podremos hablar”. A Harry le dio un vuelco el corazón, y, a pesar de saber que había muy pocas chances de que funcionara, lo intentó. Miró el espejo fijamente y dijo el nombre de su padrino, pero nada sucedió. Lo intentó nuevamente, pero no cosechó mejores frutos. Resignado, se retiró del lugar.

Pero mientras caminaba por los pasillos surgió una nueva esperanza: vio a Nick Casi Decapitado. Si Nick había vuelto del otro mundo… ¡tal vez Sirius también pudiera hacerlo! Pero las palabras del fantasma sentenciaron todo: “Él no regresará. No volverá, seguirá adelante. Muy pocos magos eligen volver, la mayoría decide continuar”.

El viaje en el Expreso de Hogwarts no fue tan agitado como en otras ocasiones. Cuando bajó del tren, Harry vio a Ojoloco, que estaba esperándolo junto a Tonks, Lupin, y los Señores Weasley, con sus hijos Fred y George.

Cuando Harry preguntó por qué habían ido a esperarlo, Lupin respondió que pensaron que era una buena idea cruzar unas palabras con sus tíos (Vernon y Petunia) antes de volver a darles la tarea de cuidar al mago adolescente más famoso del mundo.

¿Qué les dijeron? Simplemente que no intenten tratarlo mal, pues se enterarían… y no querrían enfrentar las consecuencias de hacerlos enojar.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply