Harry Potter cumple años en medio de críticas religiosas

En junio pasado Harry James Potter, el mago más famoso del mundo, llegó sin sobresaltos, y con mucho éxito, a su cumpleaños número 20. Pero no todo el mundo ha celebrado el gran día de Harry. De hecho, grupos de cristianos, normalmente identificados como “creyentes de la Biblia” o cristianos fundamentalistas, han sido resistentes a los encantos de Harry en varias partes del mundo desde el principio.

Los miembros de esta comunidad, que creen que la Biblia es verdad literal, hicieron una campaña vigorosa para mantener los libros del mago fuera de las escuelas y de las bibliotecas. Estados Unidos y Latinoamérica principalmente, fueron los protagonistas de quema de libros o ataques verbales fuertes en contra de su autora, J.K. Rowling.

La razón: ante todo sus creencias religiosas, pero también está el hecho de que no confían en que los lectores jóvenes son capaces de discernir la diferencia entre la fantasía y la realidad. Independientemente de las creencias, Harry Potter es un texto que enseña mucho a sus lectores. La mayoría de los lectores de la novela de Rowling, incluyendo muchos lectores cristianos, interpretan la vida de los personajes como una fantasía inofensiva o como metáforas para el desarrollo de la sabiduría y el conocimiento.

Del mismo modo, leen incidentes en los que Harry y sus amigos desobedecen a los adultos o hacen elecciones cuestionables, que luego se transforman en oportunidades para que tanto los personajes como los lectores aprendan lecciones importantes y empiecen a desarrollar sus propios códigos morales y éticos. ¿Qué más se podría pedir de la literatura infantil?

Para algunos cristianos fundamentalistas por el otro lado, las hazañas mágicas de Harry representan un peligro activo. Para ellos Hogwarts enseña los tipos de brujería explícitamente condenados como castigables por la muerte y la condenación en los libros bíblicos del Deuteronomio y el Éxodo. Ellos creen que los libros deben ser prohibidos, incluso quemados, porque su retrato positivo de la magia es probable que atraiga a los niños desprevenidos a la brujería del mundo real. Pero, ¿Quién tiene la razón?

A pesar de sus diferentes orientaciones ideológicas, podría discutirse que ambos grupos de manifestantes, los a favor y en contra, podrían llegar a tener razón, pero definitivamente debe decirse que los fundamentalistas que intentan censurar a Harry Potter están impulsados por malentendidos sorprendentemente sobre la lectura, y sobre los efectos de la literatura en general.

Los manifestantes suponen que estar expuesto a un fenómeno en la literatura, ya sea brujería, lenguaje grosero, o racismo, conduce naturalmente a una reproducción de ese fenómeno en la vida. También creen que su experiencia individual de un texto es correcta y aplicable a lectores dispares.

Estos casos de intento de censura muestran una profunda desconfianza hacia los lectores infantiles y su imaginación. E ignoran la evidencia de que los lectores infantiles son mucho más sofisticados que los adultos. Lo mejor es dejar que los niños y jóvenes exploren, bajo una sana supervisión, y luego dejar que lleguen a sus propias conclusiones, los libros, buenos y malos, tienen muchísimas lecciones, y Harry Potter está muy lejos de ser la excepción.

Vía MD

Comentarios

comentarios