Serie de Harry Potter 193/199: ‘La Batalla de Hogwarts’

Descarga FrostWire Plus para Android - Busca, Descarga y Toca archivos en un solo lugar. BitTorrent y YouTube Downloader para llevar. Descarga FrostWire Plus para Android - Busca, Descarga y Toca archivos en un solo lugar. BitTorrent y YouTube Downloader para llevar.
publicidad

Capítulo 31: La Batalla de HogwartsY llegamos al capitulo número 193 de nuestra publicación diaria y cronológica en la cual durante 198 días estaremos compartiendo nuestras sorpresas, anécdotas y opiniones acerca de cada uno de los capítulos de la saga de Harry Potter para luego finalizar con el Epilogo. El día de hoy es el turno para el capitulo número 193 de la Saga de Harry Potter.

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte
Capítulo 31: La Batalla de Hogwarts

La profesora McGonagall explicaba el plan a seguir a las personas que estaban en el gran comedor: los mayores de edad que quisieran quedarse y pelear, podían hacerlo, pero los demás serian evacuados. Mientras la profesora McGonagall hablaba la voz de Voldemort resonó por todo el comedor. Voldemort dijo saber lo que estaban tramando, pero que no era su intención derramar sangre mágica, así que solo tenían que entregar a Harry Potter. Les dio hasta media noche para pensarlo, si lo entregaban, la escuela quedaría intacta. Hubo un silencio que interrumpió Pansy Parkinson. Ella quería que atraparan a Harry, pero varias personas se pararon protegiendo a Harry. Pansy, en definitiva, seria la primera en evacuar el castillo. Las casas se empezaron a ir, la mesa de Slytherin quedo vacía, Hufflepuff y Ravenclaw conservaron a los alumnos de grupos mas avanzados y mas de la mitad se quedaron de Gryffindor, incluso menores de edad, la profesora tuvo que obligarlos a irse. Harry seguía buscando a Ron y Hermione mientras la profesora McGonagall ordenaba a los que se habían quedado a pelear. McGonagall le dijo a Harry que siguiera buscando lo que buscaba. Harry salió a un corredor vacio donde lo invadió el pánico, no tenía idea de que era el Horrocrux y menos sabia donde se podía encontrar.

Harry buscó a Ron y Hermione en el mapa del merodeador, pero no los encontró. Pensó que debían confundirse entre la multitud de puntos que estaban evacuando el castillo. Harry se concentró en Voldemort. Habia mandado a los Carrow a revisar la casa de Ravenclaw, por lo que el Horrocrux faltante debía pertenecer a esa casa. Flitwick le dijo que nadie vivo habia visto la diadema, así que busco a Nick Casi decapitado para preguntarle por el fantasma de Ravenclaw, y este lo mandó con la dama gris. La dama gris resultó ser la hija de Rowena Ravenclaw. Le contó que cuando era joven robó la diadema de su madre para poder ser mas inteligente y huyó con ella, su madre nunca lo admitió, ni siquiera a los otros fundadores. Cuando su madre se puso enferma de muerte, quiso verla una vez más. Mando a un hombre que habia estado enamorado de su hija, ya que sabía que no descansaría hasta encontrarla. Cuando la encontró y esta se negó a regresar, él la mató. Después, debido a la culpa, utilizo el arma con la que la habia matado, para suicidarse. La diadema habia quedado escondida en un árbol en un bosque de Albania. Harry recordó que Voldemort habia estado en Albania. Le preguntó a la dama gris si le habia contado esa historia a alguien mas y esta contesto que si, a un encantador joven. Harry entendió que habia sido Voldemort. Harry comenzó a razonar su nueva información: Voldemort fue por la diadema y cuando volvió a pedir trabajo fue para esconderla dentro de Hogwarts, cuando esta ya era un Horrocrux, además podría intentar robar la espada de Gryffindor. Agradeció a la dama gris y se fue, dejándola flotando desconcertada.

Harry comenzó a caminar por el pasillo, pensando en donde podía estar la diadema. Cuando giró en una esquina, una ventana junto a el se rompió y entro Hagrid, Grawp lo habia aventado por la ventana. Hagrid habia oído la voz de Voldemort en al cueva en la que estaba escondido, así que habían decido regresar a ayudar. Comenzaron a caminar en busca de Ron y Hermione. En el camino se encontraron unas gárgolas destrozadas, lo que le trajo a Harry la imagen del busto de mármol de Rowena Ravenclaw en casa de Xenophilius, el busto en la torre de Ravenclaw y una tercera imagen, de un viejo mago al que le habia puesto una peluca y una maltratada diadema. La conmoción recorrió a Harry como un trago de whisky de fuego. Ahora ya sabía donde estaba el último Horrocrux. Voldemort debió pensar que nadie encontraría ese lugar. Dumbledore y Flitwick, como estudiantes modelo, jamás se hubieran paseado por aquel lugar. Voldemort y Harry tenían un secreto que Dumbledore nunca descubrió.

La profesora Sprout lo trajó a la realidad cuando paso junto con Neville, llevaban mandrágoras para aventárselas a los mortifagos. Harry siguió caminando con Hagrid, sabía a donde tenía que ir. En el camino los hechizos asustaron a Fang, así que Hagrid salió corriendo tras él, dejando a Harry solo. Harry siguió caminadnos por los pasillos, se encontró a Fred, Lee Jordan y Hannah Abbott esperando al enemigo. Harry siguió caminando y se cruzó con Abeforth, que se habia unido a la lucha. Dijo que debieron tomar a algunos Slytherins como rehenes, Harry contestó que eso no habría detenido a Voldemort y que su hermano nunca hubiera echo eso. Abeforth gruñó y se encaminó en dirección contraria.

Harry derrapó en una última curva y por fin se encontró con Ron y Hermione, que llevaban unos grandes objetos curvados, sucios y amarillos en los brazos. Habían estado en la cámara secreta. Habían ido por los colmillos del basilisco para deshacerse de los Horrocruxes restantes, Hermione habia tenido el honor de deshacerse de la copa. Para entrar Ron habia imitado la frase en parsel que Harry pronunció al abrir el guardapelo.

Los tres chicos se dirigieron hacia la sala de los menesteres donde encontraron a Ginny, Tonks, y la abuela de Neville. Tonks fue en busca de Remus y la señora Longbotton en busca de Neville. Harry le pidió a Ginny que saliera un momento y que después regresara. De pronto Ron recordó a los elfos domésticos, tenían que avisarles que huyeran, para que ninguno muriera por ellos.

Se oyó estruendo cuando los colmillos de basilisco cayeron en cascada de los brazos de Hermione. Corriendo hacia Ron, le lanzó los brazos al cuello y le besó de lleno en la boca. Ron arrojó los colmillos y la escoba que estaba sujetando y respondió con tanto entusiasmo que levantó a Hermione del suelo.

Harry los interrumpió, ya que no era el momento, habia una guerra. Ron y Hermione recogieron los colmillos ruborizados.

Salieron de la sala y Harry le pidió que se convirtiera en «el lugar donde se esconde todo». Entraron en la sala y se separaron para buscar la diadema. Harry se adentro en las profundidades de la sala y cuando por fin encontró la diadema y estaba apunto de tomarla se encontró con Draco, Crabbe y Goyle. Se habían escondido afuera mediante encantamientos desilusionadores y cuando Harry entró en el cuarto ellos lo siguieron. Cuando Ron llamo a Harry, Crabbe hizo que las estanterías comenzaran a caer. Draco le dijo que no lo hiciera, que seria bueno tomar la diadema, pero Crabbe ya no le hacia caso a Malfoy. Cuando Crabbe atacó a Hermione y Ron con maldiciones asesinas, Harry se olvidó de lo demás y comenzó a contraatacar. Draco gritaba que Harry era de Voldemort, pero Crabbe seguía sin hacerle caso. Harry desarmó a Goyle y Crabbe liberó un incontrolable fuego, prendiendo el cuarto entero. Crabbe fue alcanzado por las llamas, pero Harry, Hermione y Ron escaparon volando en unas escobas. Harry vio como Draco protegía a Goyle del fuego, así que bajo a salvarlos junto con Ron. Durante la huida del cuarto, Harry pudo ver la diadema, voló hacia ella, la tomó y salió disparado hacia la salida.

Harry vio como la diadema estaba ennegrecida por el hollín y también vio como una sustancia, parecida a la sangre, emanaba de ella. De pronto comenzó a vibrar y se rompió en sus manos. Hermione explicó que el fuego debió de haberlo destruido, ya que ese tipo de hechizo era una de las formas con las que se podía destruir un Horrocrux. Los chicos se dieron cuenta que ya solo quedaba la serpiente, entonces podrían vencer a Voldemort.

Escucharon sonidos y gritos en el pasillo: Los mortifagos habían entrado en Hogwarts. Percy y Fred estaban luchando contra dos mortifagos, uno de ellos era el Ministro de Magia. Percy le dijo al ministro que renunciaba y mientras Fred se sorprendía de que Percy hiciera bromas, una explosión destruyó la pared. Cuando Harry y Hermione pudieron ponerse en pie, vieron a Percy sacudiendo a su hermano y a Ron arrodillado a su lado. Los ojos de Fred miraban sin ver, con el fantasma de su última sonrisa todavía grabada en la cara.


publicidad

You may also like...

Deja un comentario